La ex presidenta del Parlament y del Consell de Mallorca, Maria Antònia Munar, ha aceptado un último delito, en concreto, de prevaricación administrativa continuada dentro del ‘caso Studio Media’, una investigación derivada del ‘caso Maquillaje’.

“Sí, señora”, ha respondido Munar, tras ser preguntada sobre si aceptaba los hechos y una condena de siete años de inhabilitación en el Consell de Mallorca -que no va aparejada a una multa-, durante la vista que ha tenido lugar este lunes en la Audiencia Provincial de Palma con la que se da por cerrada esta macro causa, que se inició en 2010.

Esta misma pena se le impone a Miquel Nadal, y a Miguel Ángel Flaquer y, por su parte, a Alfredo Conde y a Bartolomé Vicens se les impone también una inhabilitación de cargo o función pública en dicha administración insular, pero por un total de cuatro años.

En el escrito de conformidad, se concluye que los acusados “se concertaron para obtener de manera ilegal y arbitraria una contratación pública” de tres millones de euros a favor de Studio Media Comunicación, una empresa vinculada a miembros del partido, “con desprecio total de las normas administrativas y legales de contratación pública”.

A pesar de esto, se han retirado el resto de delitos, uno de ellos por fraude, debido a que ahora se considera que la contratación se hizo a precio de mercado, según han explicado fuentes del Ministerio Fiscal.

De todas maneras, se considera que la contratación de Studio Media Comunicación “se hizo de manera tan irregular” que no cumplía los “requisitos legales exigibles” para “contratar con cualquier administración” y que “en sucesivas contrataciones” se omitieron los requisitos que no cumplía con el objetivo de favorecerla.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.