Foto: Reuters

Al menos 21 personas han muerto a causa de la difteria en los campamentos de refugiados rohingya en Bangladesh, según ha informado este martes la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha anunciado además una nueva campaña de vacunación en estas instalaciones.

“Los refugiados rohingya son una población extremadamente vulnerable, con bajas rutinas de cobertura de vacunación”, ha sostenido el director regional de Emergencias para Sureste de Asia de la OMS, Roderico Ofrin.

“La OMS está aplicando la política de ‘no lamentos’ al destinar recursos para ayudar a evitar y proteger a comunidades de la difusión de la difteria y asegurar que los que están enfermos reciben el tratamiento necesario”, ha agregado.

La organización ha desvelado durante la jornada que ha desplegado personal adicional y otros 1,5 millones de dólares (cerca de 1,2 millones de euros) para hacer frente a los casos de difteria en los campamentos ubicados en Cox’s Bazar, donde se han registrado 1.500 casos probables de esta enfermedad.

Alrededor de 650.000 rohingya han llegado como refugiados a Bangladesh huyendo de la campaña militar llevada a cabo por el Ejército de Birmania en el estado de Rajine (oeste) en respuesta a una serie de ataques de insurgentes rohingya a finales de agosto.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, afirmó el domingo que no descarta que la líder ‘de facto’ de Birmania, Aung San Suu Kyi, y el jefe de las Fuerzas Armadas del país, Aung Min Hlaing, sean imputados por genocidio.

Al Hussein denunció recientemente los “brutales, sistemáticos y generalizados” ataques de los que están siendo víctima los rohingya y no descartó que esta minoría musulmana de Birmania haya sido objeto de un “genocidio”.

“Dada la escala de la operación militar, claramente habrían sido decisiones tomadas a un alto nivel”, sostuvo el domingo, durante una entrevista concedida a la cadena de televisión británica BBC.

“Por razones obvias, si planeas cometer un genocidio no lo dejas por escrito y no das instrucciones”, dijo, reconociendo que, si bien, “los requisitos para las pruebas son elevados”, “no le sorprendería que en el futuro un tribunal llegara a esta conclusión a partir de lo que se puede ver”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.