Foto: Europa Press

El expresidente de la Generalitat y líder del PDeCAT, Artur Mas, ha asegurado este miércoles que los encuentros que mantuvo con el presidente catalán cesado, Carles Puigdemont, cuando se preparaba el referéndum del 1 de octubre fueron para transmitir sus “reflexiones y consejos”, y ha recordado que no ocupaba ningún cargo en el Ejecutivo cuando se produjeron.

“El presidente Puigdemont me dijo en un momento determinado de ir a algún encuentro, no como presidente del partido, sino como expresidente”, ha explicado en declaraciones a Catalunya Ràdio recogidas por Europa Press después de conocerse que aparece en la agenda del exsecretario general de Economía y Hacienda de la Generalitat, Josep Maria Jové, como participante en reuniones en vísperas del 1-O.

Ha defendido que el independentismo catalán en la pasada legislatura se dedicó a “aplicar un programa que había ganado las elecciones con mayoría absoluta” y que nadie impugnó pese a que recogía la creación de un Estado catalán.

Mas ha aseverado que el soberanismo asumirá una hipotética derrota en los comicios del 21 de diciembre, pero ha preguntado si sus contrarios aceptarán el resultado si, “después de todo lo que ha pasado”, los catalanes siguen apostando por la independencia.

Preguntado por el embargo de su vivienda por parte del Tribunal de Cuentas por su implicación en el proceso participativo del 9N, lo ha atribuido a la “guerra psicológica” que ve contra el independentismo.

“Todo el que se meta a liderar algo en el proceso soberanista acabará en los tribunales: puede que sea en la cárcel, fuera del país, perdiendo sus bienes o inhabilitado, o todo a la vez”, ha criticado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.