La Policía Nacional ha liberado a una joven a la que obligaban a prostituirse en Palma. En el marco de la operación Matorral, se detuvo a una mujer y sus dos sobrinos, acusados de dicho delito. La víctima es una chica de 18 años de origen rumano.

La joven rumana había sido engañada por los tres detenidos. Le prometieron futuro laboral mejor en España para luego trasladarla de su país hasta Mallorca.

Tras su llegada a Mallorca, le quitaron toda su documentación y el teléfono para que no pudiera comunicarse con sus familiares o amigos. A partir de entonces empezó su pesadilla.

Le obligaban a ejercer la prostitución en al menos dos pisos de Palma. “A partir de ahora vas a trabajar para mí y me vas a hacer ganar dinero”, tuvo que escuchar de uno de sus captores. “Ahora que no tienes tus pertenencias, vas a la policía sin nada y ya verás que no vas a poder hacer nada porque no te van a ayudar”, le decían.

Así estuvo la joven durante los dos meses que duró su cautiverio. Además, debía estar disponible las 24 horas del día para atender a sus clientes.

Finalmente, en un descuido de sus tratantes, la víctima consiguió escapar del domicilio donde estaba retenida. Salió a la calle y allí pidió dinero para poder coger un bus que le llevara hasta el centro de Palma.

Una vez en el centro de la ciudad, solicitó ayuda a una patrulla de la Policía Nacional. Los agentes le auxiliaron y derivaron a la UCRIF de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras, especialistas en asistencia a las victimas de Trata de Seres Humanos.

Tras llegar a las dependencias policiales, escucharon con atención las declaraciones de la víctima. De esta forma iniciaron la investigación, que permitió localizar y detener a los presuntos autores de un delito de Trata de Seres Humanos con fines de explotación sexual. También recuperar la documentación personal y enseres de la víctima.

Esta operación se enmarca dentro del Plan de la Policía Nacional contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual, puesto en marcha en 2013. De esta forma, se creó la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos, adscrita a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras de la Policía Nacional. Con la puesta en marcha de este plan, la Policía Nacional activó la línea telefónica 900 10 50 90 y el correo trata (arroba) policia.es para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial, de este tipo de delitos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.