Foto: Reuters

La Policía de Perú ha empleado este lunes gases lacrimógenos para dispersar una manifestación en la capital, Lima, contra el indulto concedido por el presidente, Pedro Pablo Kuczynski, al exmandatario Alberto Fujimori, condenado por crímenes contra la Humanidad.

Los manifestantes se han concentrado en la plaza San Martín y han intentado llegar hasta el Palacio de Gobierno, lo que ha sido impedido por los agentes, que han empleado gases lacrimógenos en los alrededores del edificio, según ha informado el diario local ‘El Comercio’.

Tras ellos, los manifestantes han marchado hacia la clínica en la que se encuentra ingresado Fujimori, lo que ha sido igualmente impedido por la Policía, que ha cerrado varios accesos y utilizado nuevamente gases lacrimógenos contra los que intentaban llegar al lugar.

La jornada ha sido la segunda de protestas contra la decisión de Kuczynski, que este mismo lunes ha defendido su actuación argumentando que “no se debía permitir” que Fujimori muriera en prisión.

“Estoy convencido que quienes nos sentimos demócratas no debemos permitir que Alberto Fujimori muera en prisión, porque la justicia no es venganza”, ha afirmado el mandatario peruano en un mensaje a la nación.

En el mismo, ha señalado que la decisión “ha sido quizás la más difícil” de su vida. “Se trata de la salud y las posibilidades de vida de un expresidente del Perú que habiendo cometido excesos y errores gravísimos fue sentenciado y ha cumplido ya doce años de condena”, ha valorado.

Así, ha argumentado que “las heridas abiertas sólo podrán cicatrizarse a partir de un esfuerzo reconciliador y de una voluntad de la que todos debemos formar parte”, según ha informado la agencia estatal peruana de noticias, Andina.

“No nos dejemos llevar por el odio, no paralicemos nuestro país, pasemos esta página y trabajemos juntos por nuestro futuro, que es jóvenes del Perú, su futuro”, ha reclamado durante su discurso.

Kuczynski ha finalizado su discurso afirmando que el mismo es “testimonio” de su decisión y agregando que la misma es “una de conciencia que somete respetuosamente ante el tribunal de la Historia”.

Por su parte, la líder de Fuerza Popular e hija del exmandatario, Keiko Fujimori, ha señalado que su padre se encuentra “estable” y que este martes saldrá de la UCI, tal y como ha recogido ‘El Comercio’.

“Mi padre está tranquilo y estable, para él ha sido la navidad más alegre y de mayor felicidad de los últimos doce años”, ha dicho. “A pesar de las difíciles circunstancias y de continuar en la UCI, hemos podido tener una navidad con alegría, esperanza y también tranquilidad”, ha zanjado.

El propio Fujimori afirmó en un breve vídeo publicado tras el anuncio del indulto por su hijo Kenji Fujimori: “Con libertad, mucho mejor. Feliz Navidad”.

El indulto llegó apenas tres días después de que el apoyo de parte del fujimorismo –concretamente la bancada del partido de Kenji Fujimori– frustrara un proceso de destitución contra el presidente Kuczynski por sus supuestos lazos con Odebrecht.

Fujimori, de 79 años de edad, fue condenado en 2009 a 25 años de prisión por la muerte y el secuestro de decenas de personas en diferentes hechos violentos ocurridos durante su Gobierno en el marco de la lucha contra la guerrilla Sendero Luminoso.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.