Foto: Reuters

El Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (PMA) ha anunciado este martes que a finales de febrero dejará de distribuir asistencia alimentaria a las personas afectadas por el conflicto en el este de Ucrania debido a una falta de financiación, a pesar de que cada vez son más las personas que pasan hambre.

Un portavoz del PMA, Neal Walker, ha advertido de que la disminución de recursos esta dificultando el mantenimiento de sus operaciones en Ucrania. “Las operaciones del PMA para suministrar comida a las personas vulnerables y afectadas por el conflicto en el este de Ucrania continuará durante dos meses más en invierno y luego terminarán”, ha explicado.

El representante de la organización también ha señalado que el PMA mantendrá una presencia limitada en el país al menos hasta mediados de 2018, aunque a partir de entonces seguirá supervisando la situación.

Walker ha denunciado que la inseguridad alimentaria que sufre la población en Ucrania se ha duplicado y ha lamentado que el PMA no tenga financiación suficiente para continuar con su distribución de ayuda.

El conflicto entre las fuerzas gubernamentales y los separatistas prorrusos en el este del país está a punto de cumplir su cuarto año. Según datos de la ONU, en 2017, un millón de ucranianos han pasado apuros para poder llevar un plato de comida a la mesa, frente a las 620.000 personas que pasaron hambre en 2016.

Más de 1.000 personas, entre ellas 2.500 civiles han muerto desde que estallara este conflicto en 2014. Además, casi dos millones se han visto obligados a huir de sus hogares.

Este conflicto ha afectado a al menos uno de cada diez ucranianos, lo que ha provocado que tres millones de personas dependan de la asistencia humanitaria.

Hace un año, la ONU solicitó a la comunidad internacional unos 200 millones de dólares (169 millones de euros) para hacer frente a esta crisis. Walker ha considerado que esa cantidad es ínfima si se compara con los 22.000 millones de dólares (18.600 millones de euros) exigidos actualmente a nivel global.

Walker ha denunciado que hasta el momento se ha recibido menos de un 30 por ciento de la financiación total, al tiempo que ha advertido de que esta situación “está afectando” a la capacidad de la organización.

El lunes, la ONU presentó su plan humanitario para Ucrania en 2018 y solicitó unos 187 millones de dólares (158 millones de euros) para ayudar los dos millones de personas que se han visto afectadas por el conflicto.

“Mientras que Ucrania deja de estar en la primera página de los periódicos, estas personas siguen necesitando nuestra ayuda”, ha concluido Walker.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.