Foto: Europa Press

El juez instructor del caso Sanctus/Cursach, Manuel Penalva, ha defendido este viernes su actuación durante la instrucción del caso Sancus/Cursach después de haber sido recusado por la defensa del directivo del Grupo Cursach investigado, Bartolomé Sbert.

Ante los medios de comunicación, el juez ha señalado que no aceptará dicha recusación por lo que será la Audiencia Provincial la que deba pronunciarse sobre si puede seguir o no con la instrucción.

A partir de ahora, se abre un plazo de tres días para que las partes presenten alegaciones y, al cuarto día, Penalva deberá decidir acerca de si deja el caso, aunque ya ha avanzado que no aceptará la recusación por lo que el asunto deberá resolverse en la Audiencia.

Tras ser recusado, Penalva ha decidido suspender los interrogatorios -para este viernes había previstos un total de dos, uno de ellos a un funcionario de Turismo- y ahora en la instrucción solo se podrán tomar decisiones urgentes. En el caso de que otro juez tomase el caso, su sustituto sería el titular del Juzgado de Instrucción 6, Miquel Florit.

En este plazo de tres días, se prevé que el resto de las defensas se adhieran a esta petición de recusación que, por otra parte, no afectará al fiscal del caso, Miguel Ángel Subirán. Asimismo, si Penalva acabara fuera, la investigación se retrasaría considerablemente debido a la complejidad del caso y a lo extenso del sumario, que acumula un centenar de tomos.

En este sentido, el juez ya ha anunciado que presentará una alegación para seguir instruyendo este procedimiento, que se ha visto interrumpido por esta recusación derivada de las conversaciones privadas aparecidas en distintos medios de comunicación entre Penalva y una testigo protegida. Estas conversaciones han servido a la defensa de Sbert para argumentar que el juez siente “enemistad manifiesta” con su cliente y con los abogados y por lo tanto, según su petición, no debe continuar en este caso.

Por su parte, el funcionario de Turismo está investigado, como también lo está la directora general de Turismo del Govern, Pilar Carbonell, por un posible trato de favor a negocios del empresario Bartolomé Cursach.

La directora general aparece en un informe policial en el que se recogen distintas conversaciones telefónicas, algunas de ellas entre Carbonell y Sbert. Tras declarar ante el juez instructor, Carbonell negó las acusaciones. “Nunca he favorecido a nadie, ni a este grupo ni a otro”, explicó a los periodistas.

EL FISCAL VUELVE A NEGAR LA SALIDA DE CURSACH DE PRISIÓN

Por otra parte, en un vista a puerta cerrada, la abogado de Bartolomé Cursach, Enrique Molina, ha pedido su excarcelamiento, pero el Ministerio Fiscal se ha vuelto a oponer a esto, volviendo a argumentar el posible riesgo de fuga o el riesgo de destrucción de pruebas. Ante esto, la Audiencia Provincial deberá pronunciarse en breve.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.