El invierno será probablemente más cálido de lo normal y comenzará este jueves después del otoño más seco de este siglo y el tercero desde 1965, por detrás de 1978 y de 1981, así como muy cálido en cuanto a temperaturas, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que ha explicado también que los primeros once meses de 2017 han sido en su conjunto los más cálidos en España en 52 años.

Durante la rueda de prensa estacional de la Agencia Estatal de Meteorología, su portavoz, Ana Casals, ha subrayado que con los datos disponibles de los primeros once meses y la estimación de un diciembre más frío de lo normal, 2017 terminará siendo uno de los tres años más cálidos y secos en España desde que hay registros, ya que los primeros once meses han tenido una temperatura media de 17 grados centígrados, que espera baje ligeramente, hasta los 16ºC una vez se contabilice diciembre.

Por tanto, confía en que 2017 pueda no ser el año más cálido de la historia sino que se quede igual o algo por debajo pero, en todo caso en el entorno de los dos años más cálidos desde que hay registros, en 1965, que fueron 2011 y 2015.

En cuanto a las precipitaciones, 2017 ha sido hasta el 30 de noviembre el segundo año más seco desde que hay registros en España (1965), solo por detrás de 1981. En este periodo la media de precipitación acumulada es de 409 litros por metro cuadrado.

Sin embargo, el mes de diciembre, de momento está siendo “normal” en lluvias y hasta el día 15 ha llovido en España 451 litros por metro cuadrado. Casals ha valorado que se espera que la cifra aumente hasta finalizar el año, pero en todo caso prevé que 2017 probablemente llegará a estar entre los tres primeros años más secos desde 1965, por detrás de 2005 (468 litros por metro cuadrado) y 1981 (495 litros por metro cuadrado) y con un 28 por ciento menos de lluvia respecto al periodo de referencia (1981-2010).

EL 2018 LLEGA CÁLIDO Y SIN SEÑAL CLARA DE LLUVIAS

De cara al próximo año, ha explicado que todo apunta a que los tres primeros meses de 2018 serán –con una probabilidad “muy alta”– en general entre 1 y 3 grados centígrados más cálidos de lo habitual y, en cuanto a precipitaciones “no hay una señal clara” pero parece que enero y febrero podrían ser algo más lluviosos de lo habitual, sobre todo en el tercio oeste, mientras que marzo parece que tendrá “un tinte más seco”.

Si bien, sobre las lluvias la portavoz ha dicho que los modelos de predicción no aprecian diferencias significativas en ninguna zona de España pero ha advertido de que las predicciones estacionales hay que tomarlas “con cautela”.

A nivel global ha añadido que se iniciará un episodio de ‘La Niña’ que suele conllevar más lluvias en los países occidentales y que podría conllevar un flujo de lluvias en el norte de España y temperaturas algo más cálidas.

De hecho, ha afirmado que los modelos de predicción dan una probabilidad del 70 por ciento o más de que el trimestre sea más cálido de lo normal en la mayor parte del territorio, entre 1 y 3 grados centígrados de enero a marzo, según las zonas.

Sobre las precipitaciones, ha dicho que la predicción estacional da una señal de baja probabilidad pero no se descarta que enero pueda ser más lluvioso de lo normal en el tercio oeste; febrero, algo más lluvioso de lo normal en toda España menos en Canarias, donde podría ser más seco y en marzo “parece que tiene un tinte más seco”, sobre todo en el tercio oeste.

OTOÑO SECO

Precisamente, ha dicho que este otoño ha sido en su conjunto “muy seco” con una precipitación de 84 litros por metro cuadrado, es decir, un 59 por ciento menos de la media del trimestre; el más seco en lo que va de siglo.

En la misma línea, ha comentado que los meses de septiembre y octubre de 2017 han sido “los más secos del siglo” y que durante el periodo otoñal las lluvias estuvieron repartidas de forma muy desigual. En diciembre, las mayores precipitaciones del trimestre se produjeron durante los primeros diez días, cuando incluso se alcanzaron valores de hasta 200 litros por metro cuadrado en puntos de Galicia.

De momento, Casals ha precisado que septiembre tuvo un carácter muy seco, seguido de un octubre y un noviembre con algo más de precipitación pero también muy secos. En este trimestre, según la portavoz no ha habido episodios significativos de precipitación.

Sin embargo, ha destacado los episodios del 14 y 15 de septiembre en Cantabria, área mediterránea y Baleares; del 16 al 20 de octubre, en el que se acumuló el 90 por ciento de toda la precipitación de ese mes, mientras en noviembre hubo dos episodios, del 2 al 5 de noviembre sobre todo en la franja norte, mitad oeste y Baleares y del 28 al 30 de noviembre en la mitad sur y extremo norte.

Así, sin récord de lluvias, ha apuntado que sí se ha registrado el valor mínimo de toda su serie en Cáceres, con 40 litros por metro cuadrado, una cifra que no había sido nunca tan baja desde 1983, cuando llovió en 79 litros por metro cuadrado el otoño; en Valladolid, con 24 litros por metro cuadrado en esta estación, también casi la mitad de su anterior valor más bajo, que fue de 51 litros por metro cuadrado en 1988, con datos desde 1974.

EL SEXTO OTOÑO MÁS CÁLIDO DEL SIGLO

En cuanto a las temperaturas, el otoño ha sido “muy cálido” en general, con un valor medio de 16,7ºC, es decir, 0,8ºC que la media de la estación. De hecho, Casals ha dicho que se ha tratado del octavo otoño más cálido desde 1965 y el sexto más cálido del siglo XXI.

Por zonas, esta estación ha sido entre muy cálida y extremadamente cálida en el cuadrante suroeste de la Península, mientras que resultó normal o algo fría en el cuadrante noreste y “mayoritariamente cálido” en el resto de la Península. En Baleares, por su parte fue entre frío y muy frío.

En cuanto a la distribución mensual, la portavoz ha precisado que el otoño tuvo un marcado contraste entre las máximas y las mínimas y con una oscilación térmica 2,4ºC superior a la normal en esta estación.

Así, septiembre fue normal, octubre fue extremadamente cálido, con una temperatura media 2,6ºC por encima de la media normal, de modo que fue el segundo octubre más cálido de 1965, solo por detrás del de 2014. Mientras, noviembre fue en conjunto normal. De octubre ha subrayado que fue “extremadamente cálido” en Extremadura, Madrid centro y oeste de Andalucía y en amplias zonas de Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia y Pirineo y muy cálido en el resto.

En este contexto, se ha referido a los “frecuentes” episodios de temperaturas superiores a las normales, sobre todo en las máximas. De hecho, se ha registrado una veintena de efemérides de temperaturas medias en observatorios principales. Por ejemplo, el Córdoba la media del otoño fue de 29,1ºC, 1,1ºC más que la anterior media más alta, de 1981.

Por un lado, las temperaturas máximas más altas del otoño se registraron el 6 de septiembre en Córdoba, con 39,5ºC y 38,7ºC el 14 de octubre en Fuerteventura. Por el contrario, las más frías se observaron en Molina de Aragón, con -11ºC el día 27 de noviembre, seguida de los -7,8º de Teruel ese mismo día y en Puerto de Navacerrada el 30 de noviembre.

Por último, diciembre ha comenzado con temperaturas muy bajas, entre 1 y 3 grados centígrados de anomalía negativa y con heladas en buena parte del territorio. La portavoz ha recordado que a continuación llegó la borrasca Ana que dejó lluvias abundantes en buena parte del país.

Hasta el día 15 en el conjunto de España ha fluctuado por encima y por debajo de lo normal los termómetros pero, “parece que diciembre” terminará aproximadamente 1 grado centígrado más frío de lo normal y esto podría contribuir a que el año 2017 no termine como el más cálido de la historia en España sino como uno de los tres primeros.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.