Foto: Reuters

Cinco menores de edad, de entre 12 y 17 años, han muerto este jueves por la explosión de una granada de mano con la que estaban jugando en la localidad de Banisa, en el condado de Mandera, en el norte de Somalia.

El subcomisario de la Policía de Banisa, Mathias Chisambo, ha explicado este sábado a la emisora Radio Shabelle que “cinco niños murieron como consecuencia de una explosión en Banisa”. “Los artificieros han abierto ya una investigación sobre lo ocurrido”, ha apuntado Chisambo.

El pasado mes de marzo otros dos niños murieron y tres más resultaron heridos por la detonación de un explosivo con el que estaban jugando en Hareri-Hoohle, cerca de la frontera con Kenia.

Este sábado también se ha informado de la muerte de un funcionario a manos de presuntos pistoleros de Al Shabbab en la capital del país, Mogadiscio. Dos individuos armados con pistolas tirotearon al hombre en el distrito de Waberi a primera hora de la mañana y escaparon antes de la llegada de refuerzos de las fuerzas de seguridad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.