Foto. Europa Press

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha descartado que desde el Gobierno se vaya a impulsar ningún proceso de ilegalización de partidos independentistas, poniendo en valor que “la grandeza de la democracia” es que da cabida a este tipo de formaciones “siempre que sea respetando las normas de convivencia”.

Así lo ha puesto de manifiesto a preguntas de los asistentes a un encuentro informativo organizado por el diario “La Tribuna”, donde ha considerado además que la “normalidad estatutaria” ha quedado restablecida en Cataluña.

En su opinión, al analizar lo ocurrido en Cataluña en los últimos meses hay que dejar claro que “se ha producido un intento de unos pocos de arrebatar a la mayoría la certeza que da el Estado de Derecho para dejarla a la intemperie de la arbitrariedad”.

Y todo ello, según ha dicho, “vulnerando la Constitución, el Estatuto de Autonomía, desobedeciendo al Tribunal Constitucional e incumpliendo las sentencias de los tribunales”.

Para Catalá, “el peor negativo de la foto actual es que se han ido 2.700 empresas de Cataluña y han caído las ventas, el negocio hotelero y las inversiones”.

“No será fácil que vuelvan las empresas, sobre todo si algunos siguen con discursos tóxicos de equidistancia populista sólo reconocidos por la ultraderecha xenófoba europea”, ha añadido.

ESPERA UN GOBIERNO “CONSTITUCIONALISTA”

Sobre el proceso electoral en Cataluña, se ha mostrado confiado en que de las urnas salga un resultado que “posibilite un Gobierno que de manera lógica defienda la Constitución, el Estatuto de Autonomía y la seguridad jurídica”.

“Hay que confiar en eso. Me quedo con que al final el Estado de Derecho ha prevalecido, y la seguridad jurídica está vigente hoy en Cataluña”, ha asegurado.

Lo que toca ahora, según el ministro, es “trabajar para que Cataluña “vuelva a ser lo que tantos años ha sido: una tierra próspera, competitiva, solidaria e integradora”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.