Foto: Reuters

El piloto español Carlos Sainz (Peugeot) ha destacado la importancia de tener una “paciencia brutal” en el próximo Rally Dakar que arranca el 6 de enero, un ‘raid’ que “se parece mucho al africano” y que podría ser el último para el madrileño que está “centrado en este” y no en el futuro y para el que intentará buscar una nueva victoria junto a su copiloto Lucas Cruz en la última participación de la marca francesa en la mítica prueba.

“Para ganar hay que tener un buen coche, un gran equipo, ir rápido y tener suerte el día que tengas algún problemas porque los vas a tener. Además, no desanimarte cuando tienes un día complicado y si lo tienes, no hay que arreglarlo todo al día siguiente. El Dakar es un ejercicio de paciencia brutal, me ha costado adaptarme pero con la experiencia que tengo espero hacerlo muy bien”, comentó Sainz este martes en rueda de prensa.

En lo que respecta al recorrido, el piloto de 55 años ve similitudes con el que se disputaba en África. “Esta edición se parece mucho al africano. Comenzamos en Perú, en un desierto más característico que el de Atacama. Luego llega la altitud de Bolivia y después Argentina para acabar en Córdoba. Las claves son los fueras de pista por lo que la estrategia será muy importante”, destacó el campeón de la prueba en 2010 con Volkswagen.

“Hay que ser paciente y valorar bien la estrategia”, insistió Sainz. “Hay que evitar problemas y por eso me dio tanta rabia el año pasado, que cuando más despacio íbamos, fue cuando tuve el accidente”, añadió el madrileño.

Además de todo ello, el bicampeón del mundo de rallys se centró en la figura de su copiloto Lucas Cruz, cuya “responsabilidad es brutal y tiene un mérito incalculable”. “Te puede hacer ganar un Dakar y también perderlo”, puntualizó.

El coche, el Peugeut 3008 DKR, también ha cambiado para esta 40º edición y “es totalmente diferente”. “La anchura está al límite del reglamento. Este año la organización ha equilibrado mucho la competición y estamos en busca de la confianza y la estabilidad en el fuera de pista porque este año va a haber mucho”, puntualizó.

De cara a la primera etapa, Sainz cree que “no interesa salir delante” porque es muy corta. “Al día siguiente (en la segunda etapa) los coches abren pista y salir primero puede implicar la pérdida de tiempo porque no hay marcas de los coches”, destacó.

“Peterhansel, que ha ganado muchas veces en coches y motos; Loeb, que la velocidad le sobra; Cyril (Despres) es muy maduro y sabe lo que quiere y estará arriba y a Al Attiyah también hay que tenerle en cuenta”, analizó Sainz sobre sus posibles rivales al triunfo final.

Ante el último Rally Dakar de Peugeot, Sainz tiene ganas de “victoria”. “Tenemos muchas ganas de acabar el periodo de Peugeot con una victoria. Vamos con muchas ganas de intentar acabarlo y ganarlo”, destacó sobre la marca francesa, que ha ganado las dos últimas ediciones.

Por último, respecto a su futuro, el campeón del Dakar de 2010 lo tiene claro. “Estamos muy cerca de parar, pero estoy pensando en este y ya habrá tiempo de pensar en el próximo, que no sé si lo habrá. No tengo ningún contacto con otro equipo, solo estaría Mini y aún no he contactado con ellos”, puntualizó un Sainz que piensa, entre risas, que dejarlo “sería una alegría” para su mujer y que tampoco se plantearía “correr en motos”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.