Foto: Reuters

El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, ha declarado un día de luto nacional para este jueves con motivo de las inundaciones al oeste de la capital griega, Atenas, que han dejado al menos 15 muertos.

Tsipras ha encabezado esta tarde una reunión de emergencia para abordar la respuesta de las autoridades a la situación, tras lo que ha recalcado que “se trata de un momento muy difícil para Grecia”.

Asimismo, ha manifestado que “se están adoptando todas las medidas necesarias para hacer frente a las condiciones climáticas extremas en el país”, agregando que las bases militares y diversos espacios públicos serán usados para acoger a los que han resultado desplazados por las inundaciones.

Las localidades más afectadas son las de Mandra –donde han muerto trece personas– y Nea Peramos, según ha informado el diario local ‘Kathimerini’. El líder del opositor Nueva Democracia, Kyriakos Mitsotakis, ha visitado la zona durante la jornada.

“No hace falta que diga que no vine aquí para culpar a nadie, sino para hacerme una idea general de esta tragedia inenarrable”, ha manifestado, agregando que se le ha trasladado que los trabajos no progresan debido a obstáculos burocráticos.

Las autoridades locales han cerrado escuelas en las áreas de Mandra, Nea Peramos y Megara, y se ha cerrado el acceso en algunos tramos de la carretera que une Atenas con Corinto debido a que ha quedado inundada tras la intensa tormenta.

Los bomberos, que han solicitado a los ciudadanos que eviten desplazarse hasta la zona si no es absolutamente necesario, han recibido alrededor de 340 llamadas de socorro para bombear agua de las casas inundadas y rescatar a las personas atrapadas por el agua de la tormenta. Los equipos también han rescatado pasajeros de un autobús varado por las inundaciones en una carretera.

Las carreteras en Nea Peramos, a 27 kilómetros de Atenas, se han convertido en ríos de barro. “Prácticamente todo el pueblo de Nea Peramos se ha inundado”, ha dicho el alcalde, Grigoris Stamoulis, en Antenna TV.

“No creo que hayamos visto tantas inundaciones antes”, ha añadido. Stamoulis ha informado de que se están realizando esfuerzos para rescatar a las personas de sus coches y hogares, y ha añadido que no creía que nadie estuviera en peligro inmediato.

“Esto es un desastre bíblico”, ha dicho la alcaldesa de Mandra, Yianna Krikouki, “todo se ha ido”, ha remachado.

Grecia declaró el martes el estado de emergencia en la isla de Symi después de que una tormenta provocara daños en viviendas, cortando el suministro de electricidad y agua.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.