Una mujer agredió ayer a una facultativa de guardia en el hospital de Manacor. Acudió para tratarse por una ingesta de pastillas y acabó tratando con una actitud violenta a la doctora. Así, los agentes de la Policía Nacional tuvieron que intervenir y detener a la atacante de 36 años. Uno de los policías también recibió una patada en el estómago.

Este episodio de violencia transcurrió durante la tarde del lunes. La mujer había sido derivada del Punto de Atención Continuada (PAC) de Manacor al hospital. Era una paciente reincidente en la ingesta de pastillas. Así, le llegó el turno para ser atendida por una doctora de guardia del servicio de Urgencias.

La chica vino ya con exigencias. Pidió un box para ella sola, porque no quería compartirlo con ningún otro paciente. Estaba muy alterada. La doctora le dijo que no podía ser, por lo que la paciente dijo que quería abandonar la sala. La facultativa le indicó que podía marcharse si así lo deseaba. En ese momento empezó la violencia física.

Esta mujer se arrancó la vía que tenía en el brazo y se encaró con la facultativa. Le agredió en el pecho para arrebatarle la placa identificativa, lo que le provocó lesiones. La doctora no tuvo otra salida que pedir ayuda a seguridad. El celador, mientras, inmovilizó a la agresora hasta que llegó la Policía Nacional.

Cuando llegaron los agentes, procedieron a su detención. Eso sí, la atacante no cesó en sus intentos de agresión y acabó dando una patada en el estómago a uno de sus componentes.

Estos hechos vulneran lo que dicta el artículo 550 de Código Penal, que indica que “son reos de atentado los que agredieren o, con intimidación grave o violencia, opusieren resistencia grave a la autoridad, a sus agentes o funcionarios públicos, o los acometieren, cuando se hallen en el ejercicio de las funciones de sus cargos o con ocasión de ellas”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.