La Audiencia Provincial de Palma juzga a partir de este lunes a J.N.R., un hombre que al menos durante tres años, desde 2007 a 2009, cuando fue despedido, se hizo con material de stock de la empresa de comercialización de aluminio y carpintería en la que trabajaba como responsable de la delegación de Palma por valor de 979.000 euros.

Según el escrito de acusación del Ministerio Fiscal, después comercializaba el material a través de otra empresa de la que era apoderado y administrador de hecho. Su esposa era la administradora formal pero no consta que tuviera conocimiento de lo que hacía su marido.

Así, el fiscal considera que los hechos son constitutivos de un delito continuado de apropiación indebida y de otro delito de falsedad documental por los que le piden seis años de cárcel y una multa diaria de 20 euros durante 12 meses.

Además, le piden una responsabilidad civil de 1,07 millones con la que deberá indemnizar a la compañía por las cantidades y efectos apropiados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.