La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Palma juzgara este lunes a partir de las 10.00 horas a un hombre, que abuso sexualmente de una niña aprovechando su relación de parentesco con la víctima, que cuenta una discapacidad psíquica del 35 por ciento por inteligencia límite.

Según el relato del Ministerio Fiscal, entre 2010 y 2011, cuando la menor contaba con 12 años, se quedó con el acusado, que estaba casado con la hermana de la pareja sentimental del padre, en casa de este en Alaró y ahí la asaltó, aprovechándose de su confianza.

En concreto, el hombre se dirigió a la habitación donde estaba jugando a la videoconsola, se bajó los pantalones y los calzoncillos, hizo lo mismo con ella y, presuntamente, le introdujo el pene en la vagina, llegando a eyacular sobre su propia mano.

En mayo de 2014, cuando la menor tenía 15 años, el procesado la acompañó a comprar chucherías y la llevó a una casa que estaba reformando, también en Alaró y abusó de ella de nuevo.

El escrito de la Fiscalía relata que se masturbó con los pantalones bajados delante de la menor, le bajó los pantalones y las bragas y le realizó tocamientos en culo y vagina con la mano y el pene, sin llegar a introducirlo y sin llegar a eyacular.

Por esto, el Ministerio Fiscal le pide 12 años de prisión por un abuso sexual a una menor de 13 años con acceso carnal y tres años de cárcel por otro delito de abuso sexual. Además, deberá indemnizar a la víctima con 30.000 euros por el menoscabo moral.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.