El invierno podría ser más lluvioso de lo normal en la mitad norte de la Península y en Baleares, después de los meses más secos en lo que va de siglo, aunque las temperaturas se esperan “ligeramente” más cálidas, según la predicción del portal meteorológico ‘eltiempo.es’.

Así, el portal espera que las bajas presiones puedan entrar en España a través de un pasillo entre los dos anticiclones que están estancados, uno en las Azores y otro en Escandinavia.

De este modo, el invierno, que comenzará el próximo 21 de diciembre, apunta a un dominio de las bajas presiones cerca de la Península Ibérica, por lo que podría llegar un tiempo “más húmedo de lo normal en el norte, centro peninsular y Baleares”. Por el contrario, las altas presiones tenderían a dominar en la Península Escandinava y en las Azores, por lo que Canarias se vería influenciado por ellas.

La predicción de eltiempo.es sobre este patrón de presión está apoyado por una tendencia en el índice de la NAO que es negativa. La NAO es la Oscilación del Atlántico Norte, que es una oscilación de presión entre la baja de Islandia y el anticiclón de las Azores.

Cuando este índice es positiva, tanto la baja de Islandia como el anticiclón se refuerzan y entonces la diferencia de presión produce un potente anticiclón que para España es un bloqueo, que desvía las borrascas hacia el norte, por lo que los inviernos son más lluviosos en el norte de Europa y secos en el sur.

Pero ahora, el patrón de la NAO es negativo, lo que implica un debilitamiento de ambos centros de presión. Esta diferencia de presión es mínima y las perturbaciones viajan mas al sur de lo normal dando inviernos mas húmedos pero suaves al sur del Mediterráneo.

Además, las aguas más cálidas entre Groenlandia y Escandinavia apoyarían la suposición de un patrón de presión anticiclónico y de bloqueo en esta zona, lo que haría que las borrascas se desviaran a latitudes más bajas, pudiendo afectar de forma más frecuente a parte de España.

LA NIEVE INFLUYE

Por otro lado, los meteorólogos de eltiempo.es destacan que existe una relación entre la cubierta de nieve en Eurasia al inicio del otoño y el consecuente invierno. Aunque en octubre no ha habido una cobertura demasiado destacada en noviembre ha aumentado rápidamente, siendo de las más altas desde 1965. Esto podría ayudar a confirmar la situación de las altas presiones sobre Escandinavia.

Por lo tanto, este enfriamiento en esa zona provocaría que el potente anticiclón que se forma en esa zona en invierno pueda ser más fuerte este año e impida el paso de bajas presiones del atlántico al interior de Eurasia, moviéndose hacia el polo o al sur de Europa.

Sin embargo, en cuanto a las temperaturas, la predicción estacional mantiene la tendencia a valores más altos de lo normal ya que la mayoría de los modelos muestran un invierno más cálido en prácticamente toda Europa, lo cual afecta a la Península Ibérica y las Islas Baleares, por lo que este invierno será previsiblemente ligeramente más cálido de lo normal.

Este invierno llegará tras un otoño especialmente cálido y seco, con un septiembre muy seco, con solo 15 litros por metro cuadrado cuando lo normal son 45 litros por metro cuadrado, que lo han convertido en el septiembre más seco del siglo XXI.

El siguiente mes fue el segundo octubre más cálido del siglo y el más seco del siglo XXI y noviembre, a falta de que llegue a su fin, ha sido un mes en el que apenas ha llovido y con temperaturas no propias de esta época del año.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.