La consellera de Salud, Patricia Gómez, ha sostenido este martes que el decreto sobre los requisitos de catalán para acceder a plazas en el Servicio de Salud de Baleares (IbSalut) “asegura la asistencia sanitaria” y ha acusado al PP de hacer “demagogia”.

Así se ha expresado la consellera en respuesta a una pregunta parlamentaria del PP durante el pleno del Parlament. Además, ante una pregunta de la diputada de Cs, Olga Ballester, la consellera ha defendido que “se han hecho modificaciones” en la primera propuesta de decreto que se entregó a los sindicatos por lo que ha negado que el Govern “no haya movido una coma” del borrador o que no haya consensuado sus decisiones.

La consellera ha mantenido que los cambios en el decreto responden “al interés general” porque con esta medida “se quiere garantizar el derecho a ser atendido en cualquiera de las dos lenguas oficiales”.

Asimismo, Gómez ha defendido que “se asegura la asistencia sanitaria” porque “se prevén excepciones” cuando haya más plazas que candidatos, por lo que ha acusado al PP de hacer “pura demagogia”.

Por otro lado, la consellera ha apuntado que en la reunión de la mesa sectorial de noviembre dos de los sindicatos se abstuvieron por lo que “no hay una oposición al cien por cien de los representantes de los trabajadores”.

Finalmente, ha destacado que el nivel exigido a los sanitarios es inferior al resto de la administración pública, ya que “se pretende que tengan unos conocimientos básicos”, por lo que “se han puesto muchos medios para su aprendizaje”.

PP Y CS CRITICAN EL DECRETO

Desde la oposición, la diputada del Cs Olga Ballester ha acusado al Govern de “imponer” este decreto a los trabajadores sanitarios y ha augurado que generará “muchísimas injusticias”. Según la diputada, la normativa “le va a dar una patada de despido a un gran número de excelentes médicos” y “les está impidiendo presentarse a oposiciones que llevan esperando desde hace más de diez años”.

Por ello, Ballester ha calificado el decreto de “indecencia política” y ha dicho que es “un decreto político elaborado en un despacho por mentes cerradas que no saben ver más allá de su ideología nacionalista”. En esta línea, le ha pedido que presente a la mesa sectorial el decreto propuesto por Cs.

Por su parte, el diputado del PP Antonio Gómez ha criticado que la Conselleria “cambie de decisión por las presiones de los radicales de MÉS, que suelen anteponer sus intereses ideológicos al general”.

Para el PP, “exigir el catalán en las circunstancias actuales es una imprudencia política que sólo permite contentar a MÉS para mantener el ‘Pacte’ y que Armengol pueda seguir disfrutando de su silla presidencial”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.