Imagen de archivo

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha denunciado “las carencias de la plantilla de la Policía Local de Inca” que está sufriendo. Según ha explicado, se están produciendo “graves deficiencias en instalaciones e infraestructuras” del cuartel. El número de agentes no sube y las condiciones en las que trabajan pueden conllevar algún peligro.

“Cuando se construyó este nuevo cuartel de policía con ilusión y con los últimos adelantos y prestaciones, nadie se imaginaba que en 10 años caería en semejante abandono y decadencia“, han expresado desde el CSIF. Instalaciones como el gimnasio están deterioradas y ya hay “máquinas rotas, inoperativas, oxidadas”.

Después, se están produciendo unas obras en el depósito de detenidos que definen como “chapucera”. Empezaron hace cuatro meses y se pararon hace dos. “Se ha anexado un cuarto de baño, donde existen ángulos muertos no visibles desde las cámaras de puertas y donde un detenido se puede autolesionar” sin que nadie se dé cuenta. También critican que se ha separado este baño con el pasillo de salida a la calle con un tabique “que un elemento corpulento y agresivo no tardará en derribar con un par de patadas”. Eso sí, admiten que aún se tiene que reforzar con una chapa metálica.

El depósito de vehículos es otro de los temas que ha generado protestas por parte del sindicato. “Al estar en obras desde hace muchos meses, los vehículos que se han ido retirando con la grúa han quedado frente al cuartel policial”. Nadie los vigila y ya algunos propietarios se han llevado los suyos sin pagar.

También es preocupante la flota de vehículos de la Policía Local de Inca. “Es lo más parecido a un planta de desguace“, ha sostenido el CSIF. Se han nutrido de coches abandonados, presentan golpes, están sin pintar, con algunos asientos destrozados o los parachoques están pegados con cinta de carrocero, han apuntado.

Además, el área de mantenimiento se ha pasado a las cocheras del cuartel, por lo que se ha convertido en un taller de reparaciones. Esto implica que se vuelve en “una zona de transeúntes de civiles” e incluso se han “encontrado individuos (algunos con antecedentes penales) hasta en los vestuarios de los agentes”. Hay que recordar que en las dependencias se guarda armamento o droga incautada.

Por la falta de medidas para solucionar algunos problemas, advierten que podría ocurrir alguna desgracia con el terrorismo, ya que el riesgo de ataques yihadistas es “altísimo”.

Otra cuestión es la corta plantilla policial. Les prometieron un aumento de “cinco efectivos anuales hasta llegar a un máximo de 15 a final de legislatura”. A estas alturas, tienen un agente menos que al principio. Esta falta de personal ha hecho que incluso se tenga que suspender unas prácticas obligatorias de tiro. “Y para el periodo del 2018 se prometió por parte del consistorio la contratación de nueve policías más, de lo cual no hay constancia en los presupuestos elaborados para dicho ciclo”, han manifestado desde la Central Sindical Independiente y de Funcionarios.

El complemento de la carrera profesional también ha generado malestar. “Es un tema que ya ha pasado por mesa negociadora con urgencia” y se ha llegado “a un pacto de aplicación tan pronto fuera posible”.

Asimismo, critican que no se está cumpliendo el convenio de vestuario del Ayuntamiento y que no se ha renovado la ropa. Esta situación ya se denunció en mayo de 2017. Materiales como guantes anticortes, además de ser “de un nivel de protección inferior al reglamentado”, se están rompiendo y podría llegarse al extremo de sufrir lesiones con un cuchillo o contagiarse alguna enfermedad si se clavan una aguja hipodérmica de politoxicómanos.

De igual manera, no hay chalecos antibalas para todos y los tienen que ir utilizando diferentes agentes. Así, se ven obligados a “compartir sudores y olores corporales“, algo que califican como “insalubre y desagradable”.

Con lo del vestuario aún no se acaban los problemas. “El sistema de comunicaciones funciona mal, se tiene constancia por parte de este sindicato que se están haciendo gestiones para colocar otro repetidor en la zona centro de la localidad, pero que solicitamos que dichas gestiones se hagan con celeridad”, han informado. Igualmente, han lamentado que en algunas ocasiones ha habido servicios urgentes que no se han atendido con rapidez por esta situación.

La situación de la perrera también es comparable al de resto de instalaciones del cuartel de la Policía Local de Inca. “Si bien ese es un habitáculo provisional”, han asegurado, “es insegura, calurosa en verano y fría en invierno, a parte de pequeña para tener perros de un tamaño mediano o grande”. En este sentido, han criticado de que se está rozando el maltrato animal.

Todos estos problemas parten de “una mala gestión de su equipo de gobierno”, han indicado desde el CSIF. “Por parte de nuestra regiduría de policía se hace gestiones para solventar los problemas, pero que se encuentran con un cúmulo de partidos políticos y cada uno con sus prioridades”, han agregado. Mientras tanto, ven que el consistorio invierte “cantidades de dinero desorbitadas” en otros asuntos, lo cual consideran como “vergonzoso”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.