Foto: Reuters

Estados Unidos ha descrito la dimisión del presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, como un “momento histórico” para el país africano y ha reclamado que, al margen de los acuerdos “a corto plazo” que se puedan establecer para mantener las labores de gobierno, el objetivo final debe ser la celebración de elecciones “libres, justas e inclusivas”.

Así figura en un comunicado de la Embajada norteamericana en Harare, que ha felicitado a todos los zimbabuenses que “han alzado sus voces y han pedido de forma pacífica y clara que ya había llegado el momento del cambio”.

La legación diplomática ha recogido unas declaraciones recientes del secretario de Estado, Rex Tillerson, y ha subrayado que Zimbabue tiene ahora una “oportunidad histórica” para iniciar un “nuevo camino” basado en el respeto del Estado de derecho y de las prácticas democráticas.

En este sentido, el Gobierno estadounidense es partidario de que se celebren nuevas elecciones para que el pueblo de Zimbabue pueda, “sin interferencias” y “sin miedo”, elegir a sus nuevos líderes políticos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.