Una mujer de 42 años y su hijo de 13 han sido hallados muertos en su casa de la calle Gabriel Maura, en Palma. La hipótesis es que ambos han fallecido intoxicados por un brasero de carbón que tenían en una habitación. También ha perdido la vida el perro que les acompañaba.

Los hechos se descubrieron cuando la pareja de la mujer llegó a casa. Olía a quemado y se puso a mirar de dónde procedía. Vio que venía de una habitación que estaba cerrada. El padre, alertado, llamó a los servicios de emergencias para que acudieran a su domicilio.

La Policía Local y la Nacional se personaron a las 16:45 y tiraron la puerta de la habitación. Al parecer, la entrada estaba atrancada. Encontraron a los dos ya sin vida y los sanitarios no pudieron hacer nada, ya que llevaban muertos varias horas. Además de las ambulancias, se desplazaron los Bomberos de Palma.

Las víctimas estaban en una habitación totalmente cerrada. No tenía ni siquiera ventanas por donde pudiera escapar el monóxido de carbono que acabó por matarles.

Ahora la Policía Nacional investiga lo sucedido. El Grupo de Homicidios y la Policía científica han acudido para recabar pruebas. La principal hipótesis que barajan es el del suicidio.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.