Fotos: Isabelle Sleijpen

Manolo de la Calva (1937) y Ramón Arcusa (1936) formaron el Dúo Dinámico a finales de los años cincuenta. Ambos, incombustibles y octogenarios, siguen llenando todos sus conciertos y no parecen tener muchas ganas de parar. El último ha tenido lugar en el Auditorium de Palma y en él se pudo ver una sala completamente llena.

El concierto empezó a la hora prevista con al son del clásico “Resistiré” para dar paso a un caluroso saludo al público, en catalán y castellano, y a su segundo tema “Amor de verano”.

Pudimos ver en el Auditorium a muchos seguidores incondicionales de los artistas, algunos de ellos con camisetas del Duo Dinámico y alguna que otra “jovencita sin edad” que se acercaron al escenario para poder estar cerca de sus ídolos. Y es que ya saben, la pasión no tiene edad.

Con cada canción el público se iba viniendo arriba, entregándose sin miramientos, vitoreando y cantando a coro las canciones de su juventud.

Estos niños de la guerra civil nacieron en Barcelona y fueron hijos de familias humildes y emigradas desde Aragón y País Vasco. Se conocieron siendo aprendices en una fábrica de motores para aviación y a partir de ahí se dedicaron a escribir la historia del pop y del fenómeno fan en España e Hispanoamérica.

Enseguida empezaron los concursos radiofónicos, las primeras grabaciones, las fans enloquecidas, los festivales y el éxito a ambos lados del Atlántico.

Se subieron a los escenarios antes que los Beatles y desde entonces han contribuido  a formar la educación sentimental de más de una generación, siendo directamente responsables de más matrimonios que divorcios, fraguados al calor furtivo de aquellos legendarios guateques de los años 60.

Con el Dúo Dinámico nació el pop en la España de la censura y la mantilla hasta convertirse en patrimonio colectivo de nuestra memoria musical.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.