El responsable de Educación de Ciudadanos, Xavier Pericay, va a entregar este viernes 17 de noviembre al Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, un informe en el que documenta casos de adoctrinamiento y acoso a los alumnos y familias que quieren estudiar en castellano como lengua vehicular.

Según ha explicado Pericay a Europa Press, esta formación va a dar a conocer una docena de “tipologías” de casos del último año natural, detrás de los cuales hay “muchos más”.

Así, ha puesto como ejemplo el ‘luto por la democracia’ en tres institutos, una iniciativa de varios profesores que pidieron a los alumnos acudir con camisetas negras la jornada posterior al referéndum ilegal de Cataluña, en señal de protesta, y organizaron asambleas en el patio para debatir y explicar lo ocurrido. “Esto que documentamos sobre tres institutos en realidad pasó en quince”, ha apostillado.

El responsable de Educación de Cs ha apuntado que estos supuestos de acoso y de adoctrinamiento de alumnos se han incrementado desde el pasado septiembre por la situación de Cataluña y ha destacado la actividad de la Asamblea de Docentes, un movimiento que cogió fuerza en la última legislatura balear, con motivo del ‘decreto del trilingüisimo’ impulsado por el Ejecutivo de José Ramón Bauzá, y con posturas afines al independentismo catalán.

Pericay ha advertido de que aunque la situación de Cataluña es “mucho más grave”, Ciudadanos cree que Baleares “corre el riesgo” de seguir por el mismo camino con un Gobierno socialista, sostenido por los nacionalistas de Més y Podemos, que “dice que no ha ocurrido nada” sobre las denuncias de docentes, padres y alumnos y a lo que se suma la “inacción” de la Inspección educativa en esta comunidad autónoma.

“Llegado a este punto, como no queremos acabar como en Cataluña, vamos a pedir el amparo del Defensor del Pueblo para que intervenga si considera si, efectivamente, se está vulnerando la Constitución”, ha aseverado Pericay, que ha advertido de que junto con los casos más graves de adoctrinamiento existen otros “de baja intensidad”, que si bien en Infantil y Primaria “no provoca la reacción de los padres” -recomendaciones de hablar, jugar y cantar en catalán con los niños, por ejemplo-, en Secundaria, en cambio, genera “problemas”.

Según ha explicado, existe el inconveniente de que los padres no denuncian al centro educativo en el que su hijo tiene que seguir estudiando “por miedo a represalias”. “Muchos padres callan y, si denuncian, lo hacen de forma anónima”, ha apostillado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.