Los vecinos de la urbanización de Bahía Grande en el término municipal de Llucmajor se muestran indignados por la campaña de promoción que ha realizado el Ayuntamiento para las vistas del mirador costero. Critican el mal estado de algunos de estos puntos y creen que deberían arreglarse antes de crear unas rutas para darlos a conocer.

Este jueves el Ayuntamiento de Llucmajor ha anunciado la creación de la ruta, que incluye miradores de Son Verí, Des Delta, sa Torre, Bahía Azul, Bahía Grande y Cala Pi. En cada uno de estos puntos, se explicará qué puntos destacados que se pueden contemplar mediante carteles. De esta forma, buscan promocionar la zona de litoral del municipio, pero han surgido voces discordantes.

Desde el partido vecinal, Llibertat Llucmajor, consideran nefasto que se promueva visitar un mirador que se encuentra en estado de derrumbe por culpa del abandono sistemático en su mantenimiento por más de 10 años.

“No es coherente promover un lugar con fines turísticos cuando éste irradia un aspecto tan deplorable. Las vistas son majestuosas, pero el mirador es un horror”, aclaran desde el partido.

Así, solicitarán con carácter urgente al Ayuntamiento que “dedique esfuerzos en arreglar los baches, las estructuras destruidas, quitar los grafitis, desaparasitar el mirador y podar los arbustos que llegan a ser tan altos como un árbol”.

“La concejala de Turismo (Lucia Escribano, del PSIB) y el alcalde (Bernardí Vives, del PI) deben priorizar de manera racional el gasto público a la hora de invertir en turismo; primero reparar las infraestructuras y luego promocionarlas. En caso contrario se está tirando el dinero público de todos los llucmajorers”, sentencia Llibertat Llucmajor.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.