Foto: Europa Press

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha vuelto a pedir al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, que aplique el artículo 155 de la Constitución para convocar elecciones en Cataluña y garantizar la seguridad, porque España no puede estar “paralizada y rezando”, pendiente de si el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, declara o no la independencia de Cataluña.

“Ninguna nación europea puede estar paralizada y rezando a ver si Puigdemont no declara la independencia”, esperando que “un señor que se ha vuelto loco se vuelva cuerdo en un cuarto de hora”, ha subrayado este martes en el Foro Next Ibs.

En este sentido, ha afirmado que entre los líderes independentistas no hay ninguno que sea “moderado” y que “España entera y Europa están en manos de las asambleas de la CUP y de la ANC” (Asamblea Nacional Catalana).

Rivera se ha preguntado qué plan hay para frenar el “golpe a la democracia” que, a su juicio, quiere dar el independentismo catalán. Y, tras referirse a los documentos que explican la hoja de ruta ideada por la Generalitat, ha advertido a Rajoy de que “empieza a ser tarde para activar los mecanismos democráticos y políticos” para hacer frente a una secesión unilateral.

Asimismo, ha indicado que no importa si la declaración de independencia es “simbólica” o si es “a plazos o al contado”. “Si es un golpe, es un golpe”, ha recalcado, rechazando entrar en esos matices porque sería caer en la “trampa” de los separatistas.

MANDO ÚNICO PARA LA SEGURIDAD EN CATALUÑA

Desde su punto de vista, el Ejecutivo central debe servirse del artículo 155 de la Constitución para, además de convocar unos comicios autonómicos, “garantizar un mando único para la seguridad en Cataluña”, habida cuenta de la “deslealtad” con la que actuó la dirección de los Mossos d’Esquadra antes y durante el intento de referéndum del 1 de octubre.

Ahora espera que el Gobierno no sea “ingenuo” y no vuelva a confiar en el conseller de Interior de la Generalitat, Joaquim Forn, y en el director de los Mossos, Pere Soler, que “forman parte del entramado del golpe a la democracia”.

También ha abogado por revisar cómo se hacen los nombramientos en las cúpulas de los cuerpos policiales de toda España con el fin de evitar su politización, así como garantizar por ley que los policías nacionales y los guardias civiles cobren tanto como los agentes de las Policías autonómicas.

En este contexto, el presidente de Ciudadanos ha pedido al Ejecutivo de Rajoy que se asegure de que los diputados de la oposición en el Parlamento catalán no tengan problemas para entrar y salir del edificio. A su juicio, los diputados no deben “esconderse”, sino que deben ser protegidos de los “energúmenos” por los Mossos.

En relación con esto, ha revelado que la Policía catalana ha trasladado a Ciudadanos que “no hay motivos” para que su portavoz en el Parlament, Carlos Carrizosa, tenga escolta, pese a que él y sus compañeros están “señalados” por oponerse a la independencia de Cataluña.

NI APACIGUAMIENTO NI CESIÓN

Por otro lado, ha insistido en la importancia de aprender de los errores que, en su opinión, cometieron los gobiernos nacionales del PP y del PSOE al pactar con partidos nacionalistas, cayendo en “el apaciguamiento e incluso la cesión”.

“Algunos piensan que es inocuo, pero el nacionalismo es peligrosísimo”, ha avisado antes de hacer un llamamiento a “combatirlo ideológica y políticamente” y vencerlo en las urnas. Vistas las encuestas sobre intención de voto en Cataluña, ve posible que los partidos independentistas pierdan la mayoría, y por eso ha lamentado que haya quienes den por descontada su victoria.

“Hay un mantra que no se deben creer, y es que Cataluña es nacionalista”; los no separatistas “somos mayoría pero estamos silenciados”, ha asegurado al explicar que el “disidente” se arriesga a la “muerte civil” porque el independentismo controla “todos los resortes del poder”.

Eso se debe, a su modo de ver, a que el Estado ha estado “desaparecido” en esa comunidad, y por eso ahora “hay que buscar la forma de volver a estar presentes” en la educación, los medios de comunicación públicos o la Administración Pública.

Respecto al diálogo, Rivera ha reiterado que solo se podrá entablar con “demócratas” que respeten las leyes, porque “si un señor quiere pactar cosas fuera de las leyes, es chantaje”.

Así, se ha negado a recuperar algunos de los puntos del Estatuto catalán que fueron anulados por el Tribunal Constitucional en 2010, como propuso el PSOE: “¿Cómo lo va a recuperar? ¿Pactando en una mesa fuera de la democracia, con un mediador internacional?”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.