Foto: Europa Press

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha lamentado este viernes que “70” diputados catalanes pretendan “romper” Cataluña y España, y ha proclamado que ahora la “obligación” es defender la democracia como lo hicieron “muchos” españoles frente al golpe de Estado del 23 de febrero de 1981.

En rueda de prensa en el Congreso, Rivera ha subrayado que hoy es un día “muy triste” para la democracia española, singularmente en Cataluña, después de que unos políticos “irresponsables” hayan decidido quitar a los catalanes sus derechos, libertades y nacionalidades.

Sin embargo, el dirigente naranja ha advertido de que “no van a lograr” sus objetivos porque lo que toca ahora es aplicar la Constitución para poner urnas “de verdad” y restablecer las normas de convivencia básicas.

ANTE LOS COBARDES, MÁS DEMOCRACIA

La “declaración de rebelión” que, a su juicio, han auspiciado los “caciques” del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su vicepresidente, Oriol Junqueras, escondiéndose como “cobardes” detrás de un voto secreto, sólo puede tener como respuesta “más democracia”.

Además, ha dicho sentir “vergüenza ajena” por lo que ha sucedido en el Parlament, pero también “orgullo” por la actuación de los diputados de la oposición que se han negado a participar en las votación de las propuestas de resolución de Junts pel Sí y la CUP y, especialmente, de sus compañeros de partido que capitanea Inés Arrimadas.

Rivera ha insistido en que la aplicación de la Constitución “no es una opción”, sino una “obligación”, y que, por tanto, continuará apoyando al Gobierno en las medidas que adopte al amparo del artículo 155 de la Carta Magna para que, una vez restablecida la legalidad en Cataluña, se convoquen elecciones autonómicas. “Sólo saldremos de ésta ganando” en las urnas, ha enfatizado.

NO QUIERO UN PAÍS DE TRIBUS

El líder del partido naranja ha hecho hincapié en que hay que defender la Carta Magna y “el derecho a decidir de todos los españoles”. “Hoy más que nunca nos declaramos autonomistas”, ha dicho, a la vez que ha subrayado que Ciudadanos no quiere “un país de bandas o tribus enfrentadas”.

“Hoy hay que estar juntos”, ha proclamado, avisando de que quien actúe pensando “en siglas o encuestas” se “va a equivocar” y convencido de que la “libertad ganará al supremacismo soberanista”. No obstante, ha reconocido que el camino que se inicia ahora “va a ser duro y complicado” porque los “separatistas” no “construyen, sino que entorpecen la convivencia”.

En este punto, ha reclamado “serenidad” y “firmeza” para demostrar que la “política puede ser útil frente a quienes aniquilar la democracia”. Tras admitir su preocupación por lo que pueda suceder en las calles de Cataluña, ha defendido la aplicación del 115 también para garantizar la “seguridad” en su comunidad autónoma.

NO SE ATAJÓ A TIEMPO

Rivera ha recordado que su formación ha avisado desde el inicio del proceso de que Puigdemont era “un conductor suicida” que iba a llevar sus intenciones hasta el final y se ha referido también a los que no hicieron caso de esas advertencias y no supieron “atajar” esto “a tiempo”. “Lo que ha pasado hoy no es ninguna sorpresa”, ha dicho para apuntar a renglón seguido que no hay que mirar al pasado, sino defender la Constitución.

Ante la posibilidad de que los miembros del Gobierno catalán se atrincheren y se nieguen a dejar sus cargos, Rivera ha pedido “no ponerse la venda antes que la herida”, pero ha dejado claro que no se pueden tomar decisiones pensando que “se pueden enfadar los independentistas” y que si alguien “comete delitos” será la Justicia la que tenga que actuar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.