Vendedor ambulante s'Arenal

El refuerzo de este verano de la policía en la Playa de Palma ha estado por debajo de las expectativas. Así lo han expresado vecinos y algunos comerciantes de s’Arenal, que consideran que este año no ha habido más agentes en la zona, como había prometido el área de Seguridad Ciudadana al principio del operativo.

El presidente de la asociación Ciutat de s’Arenal, Biel Barceló, ha explicado en declaraciones a Crónica Balear que a nivel de calle no se ha notado ese supuesto aumento de policías. “Los vecinos nos están transmitiendo que no ha habido cambios”. Lo que se traduce en la continuidad de problemáticas como el incivismo.

El consumo de alcohol en la vía pública, las peleas o el vandalismo son algunos de los asuntos habituales que no han faltado este verano. Pero aún hay más. Gente haciendo sus “necesidades fisiológicas” en la vía pública o el “sexo en la calle” -incluso en los balcones- forman parte de esos momentos que los vecinos y turistas más civilizados han tenido que soportar un año más.

Y no solo es eso. La venta ambulante continúa presente en primera línea. “Esta batalla hace tiempo que nuestra asociación la ha dado por perdida, que hagan lo que quieran con ello”. Barceló considera que perjudica a la imagen de la zona. Admite que ha seguido las noticias de algunas actuaciones al respecto, pero no dejan de ser lo mismo de cada año. En cuanto al trile, también reconoce que desde hace un par de años se consiguió echar a bandas de origen extranjero, pero las “autóctonas siguen operando”.

Ante esta situación, Ciutat de s’Arenal exige a Cort que el operativo policial sea “específico para la Playa de Palma, y nunca lo es”. Es decir, que incluye zonas más alejadas como son Sant Jordi o es Coll d’en Rabassa. Igualmente, pide que pongan más efectivos, ya no solo en verano, sino también en invierno. “Cuando ya se da por terminada la temporada, encontrar policía en s’Arenal es muy complicado, esto parece un desierto”, sentencia Barceló.

Ya a principios de verano, el Sindicato Profesional de Policía Municipal de España (SPPME) en Baleares ya advirtió que el operativo presentado era “un engaño de cara a la población”. Durante una tarde dentro del operativo, se dio el caso de un botellón con 100 personas y al que no pudieron acudir. Solo había dos agentes en la Playa de Palma para cubrir servicios que se fueron acumulando, explicó en su momento el secretario general del SPPME, Emilio Oyarzábal.

Playa de Palma vendedores

Además, este digital ha acudido a s’Arenal para hablar con algunos comerciantes para comprobar si ellos han visto más presencia policial en verano. El resultado: nadie ha observado que haya más agentes que en refuerzos anteriores. Entre ellos se encuentra Giorgio Cecotti, quien regenta un local de alquiler de coches, así lo confirma. Además, se queja de que los que hay vayan siempre en coche y no se desplacen a pie por algunas partes.

María Dolores Cordón, de un supermercado cerca de la frontera con Llucmajor, también se ha mostrado muy crítica con el operativo. Fatal, nula, muy escasa. Estos son los adjetivos que utiliza para describirlo. Ella ha visto de cerca que el problema del trile -conocido popularmente como los patateros- continúa. Sigue atrayendo a turistas extranjeros, “y eso que están avisados desde los hoteles” para que no jueguen. Por parte de la policía, ella cree que no están haciendo nada en este asunto.

Por su parte, Daniel se encuentra en una tienda de souvenirs. Asegura haber sido objeto este verano de una inspección de objetos falsificados, mientras que la policía “no hace nada” frente a la venta ambulante. “Les han quitado competencia”, se queja. Pero en general, la presencia de los agentes ha sido “prácticamente inexistente”. Así, recomienda a Angélica Pastor “que pase más por s’Arenal, pero sin escoltas”.

También se ha expresado un trabajador de una tienda de tatuajes, Nico Sauter. “Mucha policía no he visto”, resume. No la considera escasa, pero sí que ha observado agentes atendiendo temas poco importantes cuando en otro punto se está produciendo una pelea. Más o menos ve la misma cantidad de unidades, pero él considera que hay menor calidad que en años anteriores. Luego, cuestiones como los trileros “ya es cultura, dogma” y que “s’Arenal no tiene sentido sin ellos”, apunta con cierta ironía.

En el transcurso de una mañana, se ha podido comprobar que muchos de los problemas que apuntan los comerciantes siguen presentes. Los vendedores ambulantes campan a sus anchas y también se dejan mujeres buscando clientes para hacerle trenzas entre las toallas de la arena.

Este dispositivo, cuya finalización estaba prevista inicialmente para el 18 de octubre, es considerado por algunos policías como el peor refuerzo veraniego que nunca se ha hecho. La mayoría de agentes que han conformado el operativo han sido policías de barrio. Durante este verano, no han podido atender las quejas de sus respectivas zonas. Y ahora que han vuelto a sus puestos habituales, se han topado con todas aquellas que han quedado retrasadas y que de alguna manera tienen que resolver.

There is one comment

Join the conversation

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.