MOTOGP.COM

El motociclismo mallorquín está de enhorabuena. Australia ha presenciado el definitivo despertar de una nueva estrella. Joan Mir se ha proclamado campeón del Mundial de Moto3 esta madrugada en el circuito de Phillip Island, en Australia.

Mir lo tenía fácil: debía evitar perder cinco puntos frente a su rival más inmediato, el italiano Romano Fenati. En Japón no pudo ser, pero a la segunda ha dado el campanazo. Y lo ha hecho por todo lo alto, con una victoria tras una carrera que finalizó de forma abrupta tras la aparición de la lluvia en los compases finales.

La carrera de Australia siempre ofrece espectáculo, y en esta ocasión no iba a ser menos. Los adelantamientos fueron continuos, los cambios de líder eran constantes y no era posible escaparse. Y menos cuando tras la rueda había ocho pilotos cogiendo el rebufo. La locura aussie no defraudó.

A Mir le interesaba una carrera más tranquila, pero en Moto3 es prácticamente imposible. Tanto podía estar en una vuelta liderando como a la siguiente en octava plaza. Para mayor inri, la amenaza de la lluvia era constante. Algunas gotas amenazaron desde pronto con la bandera roja. Era evidente que la pista no estaba en perfectas condiciones. Violentas caídas como la de Fabio Di Giannantonio al principio del Gran Premio advertían a los demás.

Cuando se acercaba el final de la carrera, el piloto de Leopard Racing parecía que se consolidaba en la primera posición. Unos metros le bastaban para mantener la plaza en la siempre complicada recta principal. Y entonces llegó el chaparrón.

A siete vueltas para el final, una cortina de agua anunció el final. El pelotón de cabeza lo sabía, cortó gas y manos al aire. Era la bandera roja. Ya se habían cumplido los dos tercios de carrera y no había necesidad de continuar. La última vuelta que había completado todos los pilotos confirmaba la primera plaza de Joan Mir. En el podio le acompañaron en un ambiente festivo el belga Livio Loi (Honda) y el español Jorge Martín (Honda). Por su parte, Fenati no pasó del sexto puesto.

Esta temporada, Joan Mir ha arrasado. Nueve victorias, un total de 11 podios y, sorprendentemente, ni una sola pole. Con solo 20 años se ha llevado un Mundial y ya llama a ser el heredero de Jorge Lorenzo cuando llegue el momento.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.