Foto: Reuters

El tenista español Rafa Nadal afrontará desde este miércoles su andadura en el torneo de París-Bercy, noveno y último Masters 1.000 de la temporada, en el que sólo necesita ganar un partido para asegurarse el número uno del mundo a final de año.

El balear vuelve a la acción tras disputar la final del Masters 1.000 de Shanghai y darse un descanso en la rodilla para ausentarse en Basilea (Suiza), donde se coronó un Roger Federer que es ahora el que ha decidido parar antes de las Finales de la ATP de Londres.

De este modo, el suizo, número dos del mundo, no sumará puntos claves en su pelea por volver a reinar en el tenis mundial, lucha que parece que aplaza ya para 2018, dejando ese honor a un Nadal que está a un partido de cerrar el año como líder del ranking por cuarto ocasión en su carrera tras hacerlo en 2008, 2010 y 2013.

La empresa no parece complicada y empezará a certificarla este miércoles con su debut en la pista cubierta de París-Bercy ante el joven surcoreano Hyeon Chung, 55 del mundo y al que ya se ha medido en una ocasión, en los cuartos de final del Conde de Godó, con triunfo para el manacorí por 7-6(1), 6-2, aunque ahora podría tener incluso más trabajo ante el asiático, mejor jugador en pista rápida.

Pese a lo satisfactorio que sería finalizar como número uno, esto no obsesiona al español, que quiere seguir peleando en los dos torneos que le restan de la temporada. El primero se disputa en una ciudad que ha visto sus mayores éxitos con sus diez Roland Garros, pero que, en cambio, no le ha correspondido del mismo modo en su Masters 1.000.

En sólo cinco ocasiones ha estado Nadal en esta cita ‘indoor’ y en todas ellas ha alcanzado como mínimo los cuartos de final, pero nunca con triunfo y con tan sólo una final en su haber, la perdida en 2007 ante el argentino David Nalbandián en su primera aparición. El objetivo del español es intentar conquistar el que sería su Masters 1.000 número 31, un nuevo récord que superaría los 30 que posee el serbio Novak Djokovic.

Para ello, el balear tendrá que lidiar con un cuadro teóricamente asequible hasta los cuartos de final por donde podrían aparecer su compatriota Pablo Carreño o el estadounidense Sam Querrey, ambos jugándose su presencia en la cita de ‘maestros’, mientras que en semifinales las amenazas son de mayor calado porque por su parte del cuadro van el alemán Alexander Zverev, el argentino Juan Martín del Potro o el búlgaro Grigor Dimitrov.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.