La propuesta del Ayuntamiento de Palma en relación al desalojo de Son Banya ha tenido una mala acogida entre nuestros lectores. Cort ofreció ayudas de 1.000 euros mensuales a las familias que vivieran en dicho poblado y que no tuvieran un domicilio alternativo. La medida se prolongaría cinco años, siempre que se cumplan los compromisos de llevar a los niños al colegio y entrar en planes de inserción laboral.

Pues bien, la respuesta de los lectores ha sido prácticamente unánime. El 97% ha dicho no estar de acuerdo con realizar tal pago mensual. Solo el 3% voto que sí en la encuesta de Crónica Balear.

De las 45 familias que quedarían afectadas por el desalojo, solo 15 (es decir, un tercio) podrían acogerse a la oferta de Cort.

Por otra parte, el plan del gobierno municipal implica que en el plazo de tres años Son Banya ya esté desalojado. Es por eso que se creó una comisión en la que forman parte las diversas áreas de Cort para “erradicar” este poblado.

Ante estos hechos, el PP salió para criticar la “improvisación” del consistorio y que no contara con la oposición. También se quejaban de “falta de transparencia” en este plan.

Además, se preguntaban si “la ayuda de 1000 euros sufraga únicamente gastos de alquiler, o si servirá para pagar los gastos asociados a una vivienda, así como cuáles son los barrios en los que se va a priorizar el realojo y cuáles están exentos de participar en la ubicación de las familias del poblado y si dicha ayuda es compatible con otras”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.