El piloto español de MotoGP Jorge Lorenzo (Ducati) calificó de “muy fea” y dolorosa la caída sufrida en la Q1 de una clasificación del Gran Premio de Australia en la que logró la decimosexta plaza, reconociendo haber pensado que “tenía algo roto”, antes de que las pruebas confirmaran que sufre un esguince en su tobillo izquierdo.

“Ha sido una jornada muy dura porque ha ido todo al revés de como queríamos. En primer lugar la lluvia nos ha quitado las posibilidades de intentar luchar para entrar en el Q2 y después la caída tampoco ha ayudado a mejorar. Ha sido una caída fea, iba muy rápido y he dado varias vueltas. Al principio pensaba que tenía algo roto pero las radiografías han confirmado que no y tengo un esguince en el tobillo izquierdo”, afirmó en declaraciones recogidas por su equipo.

El balear lamentó la falta de competitividad de su Ducati y extrajo el lado positivo al no “hacerse más daño” en su accidente. Para la carrera, el tres veces campeón de MotoGP pidió un asfalto seco que le permita volver a los reglajes utilizados el viernes para “dar un paso adelante” y luchar por finalizar en buena posición.

“Ya no estábamos muy bien, no éramos competitivos y con la caída todo ha sido peor. Ha sido una suerte no hacerse más daño. No hemos podido mejorar la moto en seco y mañana, si no llueve, volveremos al setting inicial del viernes para intentar dar un paso adelante. Será una carrera dura, larga y física pero daremos todo por tener un buen ritmo y acabar bien”, concluyó.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.