El Ministerio Fiscal ha archivado la denuncia del Grup Balear d’Ornitologia i defensa de la Naturalesa (GOB) a la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) referente al vertido de escombros derivados de las obras del Moll de Ponent en el puerto de Palma, al considerar que los hechos que fueron denunciados “no constituyen infracción penal alguna”.

La Fiscalía ha señalado que no ha sido posible afirmar que a consecuencia de “la utilización de ecoárido en las obras de ampliación” de la explanada de este muelle “se hayan apreciado efectos negativos en la calidad de las aguas”, según han informado desde la APB.

Cabe recordar que el GOB denunció el pasado verano el vertido de escombros derivados de las obras de ampliación por parte de la APB y solicitó una investigación a la Fiscalía por un posible impacto ambiental.

Por su parte, la Abogacía del Estado emitió un informe con fecha de 27 de julio en el que ponía de manifiesto la correcta tramitación de la APB de este proyecto, que debía regirse por la legislación estatal. Además señaló que las obras no debían someterse a evaluación de impacto ambiental, al no incluirse este supuesto en la Ley de Evaluación Ambiental.

Desde la APB se sostuvo que la tramitación ambiental seguida ha sido la “correcta”, que las analíticas demuestran que “el ecoárido no es un residuo peligroso” y que no es posible afirmar que la utilización de este material en las obras se hayan traducido en efectos negativos en el agua.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.