Foto: Reuters

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, ha afirmado que el Gobierno norteamericano debería valorar seguir comprometido con el acuerdo nuclear iraní si no existen pruebas de que Irán ha incumplido los compromisos recogidos en dicho documento, suscrito en 2015.

Aunque Mattis ha dicho apoyar la revisión ordenada por el presidente, Donald Trump, se ha mostrado partidario de no romper el acuerdo. Para Trump, se trata de una “vergüenza”, como dijo en su reciente discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

“Si confirmamos que Irán está respetando el acuerdo, si podemos determinar que nos interesa, entonces claramente deberíamos quedarnos”, ha dicho Mattis durante una comparecencia en el Senado. “Si no hay muestras de lo contrario, el presidente debería estudiar seguir”, ha añadido.

En otro momento de la comparecencia, Mattis ha sido interrogado expresamente por si pensaba que la vigencia del acuerdo con Irán beneficiaba a Estados Unidos en materia de seguridad nacional. “Sí, senador”, ha respondido el jefe del Pentágono.

Si Trump no certifica antes del 15 de octubre que Irán cumple los compromisos del acuerdo, se abriría un plazo de 60 días en el que el Congreso debería estudiar la posible restauración de las sanciones que quedaron suspendidas. Esta variable dejaría en manos del Congreso –controlado por los republicanos– la decisión final sobre el documento.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.