La Policía Nacional detiene en Palma a dos empresarios de origen indio que establecían unos horarios abusivos de hasta 17 horas diarias y dejar sin vacaciones a sus trabajadores. Son los encargados de un bar, uno de ellos incluso acosaba sexualmente a algunas camareras. Se les acusa de un delito contra los derechos de los trabajadores por mantener a sus trabajadores, camareras y cocineros bajo condiciones laborales muy precarias.

La operación concha, llevada a cabo por la UCRIF de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras, se inició a raíz de la información facilitada por un miembro del sindicato de UGT. Él dio cuenta de la situación precaria en la que se encontraba trabajando varios empleados de un bar de la zona de s’Escorxador de Palma.

Durante las investigaciones se puso de manifiesto como los dos detenidos elegían a gente de un mismo perfil. Para escoger a los empleados que iban a trabajar en el local, se basaban en la edad, preferentemente joven, con cargas familiares y con pocos recursos económicos. De esta forma, se aseguraban que los mismos aceptasen las malas condiciones laborales en las que debían trabajar. Horarios de hasta 17 horas diarias, sin vacaciones anuales y soportando algunas de las camareras vejaciones y acoso sexual por parte del encargado del negocio.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.