El presidente de la asociación Dignidad y Justicia, Daniel Portero, ha presentado este miércoles una denuncia a título particular ante la Fiscalía de Barcelona en la que pone de manifiesto las amenazas del jefe de la Policía local de Pineda a los dueños del hotel, a los que avisa de que les cerrará el establecimiento por cinco años si no echan a los agentes que tienen alojados. También incluye las amenazas de la alcaldesa de Calella a otros establecimientos por alojar policías nacionales.

El escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, pide a la Fiscalía que investigue los hechos ocurridos en las últimas horas en las dos localidades catalanas por ser constitutivos de delitos de amenaza y odio. Aporta junto con la denuncia una nota entregada por el gerente de uno de los hoteles en la que insta a los agentes hospedados a abandonar las instalaciones antes de las 16.00 horas de este martes.

Según Portero, el propio jefe de Policía local de Pineda se personó en el hotel identificándose con su placa e instando a los agentes a abandonar Cataluña mientras que a los dueños les amenazó con cerrarle durante cinco años los hoteles ‘Chekin Mont-Palau’ y ‘Chekin Pineda’.

Hechos “idénticos” ocurrieron en Calella donde los responsables de los hoteles ‘Palmeras’, ‘Catalonia’ y ‘Vila’ instaron a los cerca de medio millar de agentes que tenían alojados con motivo de la celebración del referéndum ilegal del pasado 1 de octubre, a abandonar las instalaciones después de haber recibido la llamada de la alcaldesa de Calella, Montserrat Candini, amenazándoles con paralizar las licencias de las reformas pendientes.

Según expone Portero en su escrito, estos hechos, que también investiga la Fiscalía de Barcelona, “suponen una grave discriminación” al colectivo de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado “los cuáles se ven privados de unas prestaciones a las que tienen derecho”. Igualmente denuncia que se ha propiciado “un clima de hostilidad y rechazo” contra los agentes “con el único objetivo de conseguir su expulsión de dichas localidades por razones ideológicas”.

COMUNICADOS

Sin embargo, los hoteles Checkin Mont-palau y Checkin Pineda, en un comunicado conjunto con el Ayuntamiento de este martes, han desmentido haber sido amenazados y defienden que “en ningún caso ha habido ninguna medida de presión a la hora de tomar esta decisión”.

El Ayuntamiento y los dos hoteles han asegurado que los agentes dejarán los establecimientos este mismo martes “por razones de seguridad y con la finalidad de garantizar la convivencia del municipio”, después de las protestas ciudadanas a su puertas para pedir que se vayan.

Esta rectificación de los hoteles de Pineda se produce un día después de que el gerente de los establecimientos enviara una carta justificando el desalojo. En ella aseguraba que se había visto obligado porque les habían amenazado, en una reunión que habían tenido con responsables del ayuntamiento de Pineda, con cerrarles el hotel por 5 años. La carta fue leída esta mañana por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.