refugiados sirios aeropuerto

El Pleno del Congreso ha aprobado, con el voto en contra del PP, una moción consecuencia de interpelación presentada por el Grupo Parlamentario Socialista por la que insta al Gobierno a acoger en el plazo de un año a todos los refugiados a los que se comprometió a reubicar y reasentar en 2015 y de los que hasta ahora han llegado un 11%. Además, la iniciativa solicita que se pongan en marcha los pasillos humanitarios.

España se comprometió a acoger a 17.337 personas, hasta el pasado 26 de septiembre. Sin embargo, hasta esa fecha sólo han llegado 1.980 refugiados. Ahora, la Cámara Baja quiere que el Ejecutivo culmine su compromiso en un años acogiendo a 15.357 más. Varias ONG ya denunciaron esta falta de compromiso.

De este modo, el texto, transaccionado con Unidos Podemos, insta en primer lugar al Ejecutivo a “no dar por extinguido” el compromiso de reubicación alcanzado por España en el marco de los acuerdos de la Unión Europea, después de que el pasado 26 de septiembre finalizara el plazo; y a aceptar la propuesta de la Comisión Europea para reasentar a 50.000 personas desde la ruta del Mediterráneo Central.

Igualmente, urge al Ejecutivo a impulsar en el seno de la Unión Europea la revisión de los criterios exigidos a las personas susceptibles de recibir protección internacional que se encuentran en Italia y Grecia, en especial en lo referido a la tasa de protección internacional, para facilitar así la entrada a solicitantes de otra nacionalidades.

También le insta a contar con más expertos que ayuden a agilizar los trámites de solicitudes de asilo en Grecia e Italia dando prioridad a las solicitudes de personas vulnerables, especialmente de menores no acompañados; y a activar la mesa de coordinación del Gobierno con las comunidades autónomas y los ayuntamientos, a fin de avanzar en un sistema de asilo y acogida coordinado.

Por otro lado, proponen poner en marcha vías legales, eficaces y seguras como los “corredores humanitarios” -que ya se han puesto en marcha en otros países como Italia o Francia junto a la comunidad de Sant’Egidio-, la implementación de la concesión de visados humanitarios, así como el desarrollo reglamentario de la ley reguladora del derecho de asilo y de la protección subsidiaria.

Además, urgen a “eliminar la exigencia de cofinanciación por parte de las ONG de los programas presentados a la convocatoria de concesión de subvenciones en el área de integración de los inmigrantes, solicitantes y beneficiarios de protección internacional, apatridia y protección temporal”. Finalmente, plantean abrir el programa de reasentamiento a otros países como Jordania e instan a mejorar las condiciones de acogida.

La acogida de refugiados: “Un fracaso y una gran mentira”

“El fracaso del Gobierno nos avergüenza a todos y muestra la escasa sensibilidad del PP en materia de derechos humanos”, ha subrayado el diputado socialista por Guipuzkoa, Odón Elorza, razón por la que ha reclamado que “cumplan sus obligaciones sobre el cupo de refugiados en los próximos meses”.

Durante la defensa de la moción consecuencia de interpelación, ha lamentado que la política europea de asilo sea “un fracaso y una gran mentira” porque el esfuerzo se ha centrado, a su juicio, “en cerrar las viejas fronteras y levantar vallas”. España, según ha indicado, es la que “menos esfuerzo” ha realizado pues ha acogido a un 11 por ciento de los 17.337 refugiados comprometidos.

Si bien, el diputado del PP Jaime Miguel Mateu ha precisado al PSOE que “la sensibilidad y la humanidad no es privilegio de la bancada de la izquierda”, al tiempo que ha defendido la actuación de España en la acogida de refugiados. En este sentido, ha puntualizado que si no han podido llegar todos no es por falta de diálogo del Gobierno y ha insistido en que en cuanto Grecia les envíe nuevos expedientes, España va a seguir acogiendo a refugiados.

Por su parte, la diputada de Unidos Podemos Ione Belarra ha citado los nombres de decenas de personas que han muerto en el tránsito a la Unión Europea. “Nombrar no es demagogia, es justicia”, ha asegurado, al tiempo que ha acusado al Gobierno de “falta de voluntad política e incapacidad” para acoger a los refugiados pactados. Además, Luis Miguel Salvador, de Ciudadanos, ha recordado al Gobierno que esto no tiene nada que ver con una “migración legal” sino con “ayudar a personas huyendo de conflictos bélicos, violencia, terrorismo y hambruna”.

Por parte de Compromís, Enric Bataller i Ruiz ha mostrado su voluntad de que los refugiados se encuentren “calles abiertas y solidarias”; el diputado de EH Bildu Matute García de Jalón ha arremetido contra el ministro del Interior por “tratar a los refugiados como mercancía”; y por el PNV, Mikel Legarda, ha avisado de que “algo no funciona en la política de asilo en España”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.