El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha cargado este domingo contra la “violencia policial” del Estado contra el referéndum del 1 de octubre, y ha contemplado que el siguiente paso del Gobierno central sea intervenir a los Mossos d’Esquadra.

En declaraciones a los periodistas tras votar en Barcelona, ha agradecido el papel de los ciudadanos “protegiendo los colegios electorales”, y ha animado a la gente a ir a votar con serenidad y civismo pese a las trabas que se han visualizado hasta ahora.

Mas considera que las cargas policiales de este domingo envían un mensaje a la comunidad internacional: “El contraste es un pueblo que quiere votar con tranquilidad frente a un Estado violento que quiere impedirlo incluso con prácticas abusivas”.

El expresidente ha considerado que el Estado no está logrando su propósito y prueba de ello es que ya han podido votar el presidente Puigdemont; el vicepresidente Junqueras; la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, o él mismo: “Un pueblo que hace todo lo posible para votar pacíficamente”.

Sobre los Mossos, Mas ha desarrollado que el Gobierno central se prepara para un siguiente paso: “quitar las competencias” a la policía catalana y, posteriormente, equiparar el movimiento soberanista a un movimiento violento.

Sin embargo, ha augurado que el soberanismo no se mostrará como un movimiento así: “Si alguien practica violencia hoy es el Estado. Solo tiene esta arma”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.