La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha señalado, este martes durante el plenario del Parlament, que le hubiera gustado ver al PP de Baleares posicionarse “en contra de la carga policial desmedida que tuvo lugar en Cataluña” con motivo del referéndum del 1-O.

Armengol ha remarcado que “lo del domingo fue una vergüenza” y ha asegurado que le gustaría que el PP alzase la voz “por la defensa de los trabajadores, la libertad y la democracia”.

La jefa del Ejecutivo autonómico se ha expresado así después de que la portavoz del PP, Margalida Prohens, haya acusado a su Govern de ser “cada vez más radical”. “A quien osa criticarlo o ponerlo en duda les cierran la boca, les dictan un ‘inspeccionese’ o les tachan de ‘neofascistas’, eso sí con flores y sonrisas y defendiendo la libertad”.

Además, la portavoz de los ‘populares’ le ha espetado, en referencia a que en Calella se haya obligado a abandonar hoteles a policías y a guardia civiles, que “de aquí a cerrar hoteles porque se alojan fuerzas de seguridad del Estado hay un paso”.

Por otro lado, la diputada del grupo mixto, Xelo Huertas, ha preguntado a la presidenta acerca de que cuándo se empezará a desprivatizar la sanidad a lo que esta le ha explicado que en esta legislatura se han destinado “más recursos a la sanidad pública”.

Asimismo, ha defendido que el Govern “nunca” ha dicho que “esté en contra de la colaboración publico-privada” pero que “solo derivan a la privada cuando no se puede atender porque la salud está por encima de eso”.

En otro sentido, el portavoz de El PI, Jaume Font, le ha preguntado acerca de si va a eliminar el impuesto de sucesiones y Armengol ha defendido que “Baleares es la quinta comunidad autónoma con el impuesto más bajo” y que “comparte una política fiscal valiente donde pague el que más tiene”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.