Foto: Europa Press


El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha afirmado este martes que si la Generalitat sigue adelante con su propósito de celebrar un referéndum unilateral de independencia el Estado tendrá que actuar, incluso retirando las urnas. Y ha advertido al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de que está demostrando haber «leído muy poco de golpes de Estado y de Constituciones».

En los Desayunos de Europa Press, Sánchez fue preguntado expresamente por las recientes declaraciones de la portavoz parlamentaria del Grupo Socialista, Margarita Robles, que advirtió de que, si hay comisión de delito, «habría que retirar las urnas», aunque matizó que habrá que ver «cómo se ponen las urnas y si se les llama urnas».

El líder del PSOE ha indicado que «entiende el análisis legal» hecho por Robles y lo ha refrendado. «Ante un hecho ilegal, el Estado tiene que garantizar la legalidad», ha aseverado. De hecho, también ha advertido a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de que «no podrá abrir espacios municipales» para permitir un referéndum que no va a tener cobertura legal.

Tras elogiar la «extraordinaria» gestión que Colau, a su juicio, hizo tras los atentados de Barcelona, ha afeado a la regidora que en la cuestión del referéndum haya ido «cambiando su posición». «No se puede estar (al mismo tiempo) con aquellos que se quieren unir y con los que se quieren quedar», le ha advertido. Los socialistas y sus socios en Cataluña, el PSC, tienen claro que están «con la legalidad», ha precisado.

En cualquier caso, Sánchez ha añadido que si el 1 de octubre el bloque soberanista pretende hacer un simulacro de referéndum, no podrá considerarse un referéndum porque «no cuenta con garantías» y «si no se ajusta a derecho». Sería «otra cosa, una consulta, un recuento» y los socialistas pedirán a los ciudadanos catalanes «que no participen de ese simulacro». «Si no tiene garantías, no puede contar con una participación mayoritaria de la sociedad catalana», ha incidido.

No obstante, ha advertido de que el 1 de octubre es «una alerta» de que existe «un deterioro de convivencia territorial» de la que todos tienen «que tomar nota». Con la consulta sobre la independencia de Cataluña del 9 de noviembre de 2014 ya van «dos intentos» de celebrar un referéndum de autodeterminación en Cataluña, ha recordado. Por lo que considera que «va siendo hora de que el Gobierno de España vaya tomando nota».

Sánchez ha revelado que tuvo ocasión de hablar con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante su presencia en Barcelona, donde aprovechó para trasladarle la posición conocida del PSOE ante el desafío soberanista. Puigdemont también le trasladó la suya, que es la misma «en público que en privado», ha revelado.

Pero Sánchez ha aprovechado la ocasión para reprochar las recientes declaraciones de Puigdemont en las que acusa al Gobierno de que estará dando un «golpe de Estado» si impide el referéndum del 1 de octubre. En opinión del líder socialista, con estas palabras Puigdemont lo que demuestra es haber «leído poco sobre golpes de Estado y Constituciones» porque si el Estado actúa es precisamente en defensa de la legalidad frente al «envite» de los independentistas, para «evitar una consulta» que utilizará el bloque separatista para «declarar la independencia».

Preguntado si tenía previsto reunirse con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el corto plazo, ha dicho que no tendría «ningún problema». Sánchez ha contado que con ocasión del desafío soberanista y también de los atentados en Cataluña han «hablado mucho, no sólo en público, también en privado».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.