Foto: Reuters


El jefe de Bomberos de la ciudad de Houston, Samuel Peña, ha recomendado el uso de mascarillas debido al riesgo de enfermedades transmitidas por el agua ante los daños provocados por el huracán ‘Harvey’ en el sistema de alcantarillado. También ha advertido de la posible presencia de caimanes, roedores y serpientes.

«Es una zona peligrosa», ha advertido Peña desde la sede del Ayuntamiento. Así, ha recomendado vacunarse contra el tétanos y estar alerta por el riesgo de transmisión de enfermedades por vía aérea tras la evaporación de las aguas.

Más de 450.000 personas de la región costera de Texas siguen sin tener agua potable y deben hervirla antes de utilizarla, han indicado las autoridades texanas. Entre estas zonas se encuentran algunos barrios de Houston, donde aún hay partes de la ciudad anegadas dos semanas después del paso de la tormenta. Las estimaciones por daños superan ya los 180.000 millones.

Desde la Agencia de Protección del Medio Ambiente, un organismo federal, y la Comisión sobre la Calidad Medioambiental de Texas han informado este sábado de que 40 de las 1.219 plantas de tratamientos de agua no funcionan y 52 sistemas de agua potable no están operativas. Por ello hay unas 70.000 personas sin agua corriente potable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.