Foto: Reuters

El último misil balístico lanzado por Corea del Norte, que ha caído en aguas japonesas, demuestra que la amenaza del régimen de Kim Jong Un de atacar el territorio estadounidense en la isla de Guam, en el océano Pacífico, “no es un bluf”, ha indicado este martes el jefe de la Comisión de Asuntos Internacionales del Senado ruso, Konstantin Kosachev.

“Pyongyang ha demostrado que sus amenazas contra la base militar de Estados Unidos en Guam no son un bluf”, ha dicho el legislador ruso a través de las redes sociales.

Corea del Norte ha lanzado sobre las 6.00 (hora local) un misil que ha recorrido 2.700 kilómetros a una altura máxima de 550 kilómetros sobrevolando la isla japonesa de Hokkaido hasta caer en aguas japonesas, a unos 1.800 kilómetros de suelo nipón.

La nación comunista había amenazado con lanzar en agosto hasta cuatro misiles balísticos contra la base militar que Estados Unidos posee en Guam, que sobrevolarían varias prefecturas japonesas. No es la primera vez que Pyongyang irrumpe en territorio de Tokio.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, han llegado a un acuerdo para aumentar la presión sobre Corea del Norte y Corea del Sur ha prometido responder “en el marco de la alianza establecida con Washington, si Pyongyang continúa con sus provocaciones”.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reunirá de urgencia este martes para analizar el último lanzamiento norcoreano. Rusia –miembro permanente con derecho a veto– ya advirtió, tras la última ronda de sanciones, que la vía de las medidas punitivas estaba “agotada” y se debía avanzar hacia un diálogo político.

En la misma línea, Kosachev ha considerado que, este último misil, evidencia que la reciente resolución del Consejo de Seguridad, que contiene nuevas sanciones, no ha servido para nada “porque la situación se ha convertido en un problema bilateral entre Corea del Norte y Estados Unidos”.

Corea del Norte ha efectuado en los últimos años numerosas pruebas nucleares y con misiles balísticos que se han traducido en un endurecimiento del régimen de sanciones internacionales. Sin embargo, esto no ha servido para disuadir al Gobierno de Kim Jong Un.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.