Foto: Reuters

La tormenta tropical ‘Franklin’ se ha convertido este miércoles en huracán en su avance hacia las costas del estado mexicano de Veracruz, que se encuentra en el sur del país, según ha informado el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH, por sus siglas en inglés).

‘Franklin’, que tocó tierra el martes en la costa oriental de la península de Yucatán, donde varios municipios se encuentran en alerta roja, se encuentra a unos 170 kilómetros al noreste del puerto de Veracruz y continúa avanzando con unos vientos máximos de 120 kilómetros por hora.

Según la agencia estadounidense, el huracán se está desplazando hacia el oeste con una velocidad de 19 kilómetros por hora. “Se espera que el centro de ‘Franklin’ cruce la coste este del estado mexicano de Veracruz esta noche o el jueves por la mañana”, ha indicado el CNH en un informe.

El huracán, que se debilitará rápidamente tras tocar tierra, ha provocado fuertes lluvias y daños materiales en la zona, durante los últimos días a su paso por la península de Yucatán.

El gobernador de estado de Veracruz, Miguel Angel Yunes, ha informado de que las áreas de mayor riesgo son las que se encuentran cerca de los ríos debido a que el cauce de estos podría aumentar significativamente debido a las intensas lluvias.

El puerto de Veracruz es uno de los principales puntos de exportación de petróleo del país y alberga una refinería que produce unos 185.000 barriles al día.

‘Franklin’ entró en suelo mexicano alrededor de las 3.45 (hora local) del martes cerca de Pulticub, con vientos sostenidos de 95 kilómetros por hora y a una velocidad de 22 kilómetros por hora.

Carlos Joaquín, gobernador del estado de Quintana Roo, que se encuentra en Yucatán, anunció entonces la activación de la alerta roja para cinco municipios –Tulum, Bacalar, Othón P. Blanco, Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos–. Además, unas 300 personas fueron evacuadas y se procedió a cerrar el aeropuerto de Chetumel.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.