Una joven, de 30 años de edad, ha resultado herida tras sufrir un aparatoso accidente en la autopista de Inca, unos metros después del centro comercial Alcampo. El suceso ha tenido lugar sobre las nueve de la mañana y se ha podido resolver sin consecuencias graves gracias a la valiente y eficaz intervención de un joven anónimo que se ha encontrado el accidente.

La joven se dirigía al trabajo cuando, en un momento dado, se ha sentido indispuesta y se ha desvanecido al volante. El coche se le ha ido a la izquierda, ha pegado contra el guardarrail, ha cruzado los tres carriles de la autopista, ha rebotado de nuevo contra los bloques de hormigón laterales y de nuevo ha cruzado la vía; finalmente se ha salido de la carretera y ha acabado empotrada contra un árbol. Milagrosamente, no ha chocado contra ningún otro vehículo durante el recorrido realizado tras el golpe.

Un joven, que circulaba detrás de ella, ha presenciado el aparatoso accidente y ha sido el primero en pararse para auxiliar a la herida. Al ir a socorrerla, la ha visto inconsciente y convulsionando en el interior del vehículo; por lo que ha tratado de golpear la puerta y los cristales para hacerla reaccionar. La joven no respondía. El chico, al no poder abrir, ha tomado la decisión de romper el cristal trasero y comenzar a echar agua a la chica, además de facilitar su respiración al romper la luna.

Él mismo dio el aviso a los equipos de emergencia y se desplazaron al lugar la Guardia Civil de Tráfico, el servicio de ambulancias y los bomberos. La joven ya estaba semi-consciente, aunque apenas respondía. Ayudada por los efectivos, ha sido subida a la ambulancia y trasladada a un centro hospitalario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.