El portavoz del Gobierno catalán, Jordi Turull, ha dicho este martes que el Ejecutivo no descarta aprobar la ley del referéndum, que da cobertura legal a la consulta anunciada para el 1 de octubre, mediante un decreto ley en vez de la vía parlamentaria.

En la rueda de prensa posterior al Consell Executiu, ha detallado que otra opción es la del artículo 81.3 del reglamento del Parlamento regional, que permite introducir votaciones ‘exprés’ de última hora en el pleno, y permitiría a JxSí y la CUP sortear la impugnación por parte del Estado.

Preguntado por el planteamiento de aprobar la ley del referéndum fuera del Parlamento regional, ha defendido que “lo importante no es el cómo, sino lo que se está aprobando”, y ha asegurado que el Gobierno catalán no dará detalles del operativo del 1-O hasta que se convoque.

Turull respeta que la CUP quiera que se den a conocer ya todos los detalles porque queda poco más de un mes, pero pide a los ‘cupaires’ “que respeten los tempos” del Gobierno regional y mantengan la unidad en todos los pasos importantes hacia la independencia.

No le ha sorprendido que la CUP exija agilizar el proceso, pero ha insistido en pedir respeto por el calendario elegido por el Ejecutivo de Puigdemont: “Si sale mal, nos mirarán a nosotros y no a ellos”.

Turull también ha destacado que el Gobierno catalán confía al máximo en que JxSí y la CUP elegirán el mejor modo posible para aprobar tanto la ley del referéndum como la de transitoriedad jurídica: los grupos dijeron el lunes que lo harán antes del 1-O, y Turull no ha concretado si el Gobierno catalán quiere que sea aún más pronto para que sea antes de que empiece la campaña el 15 de septiembre.

Ha admitido que al Ejecutivo regional le gustaría poder organizar mejor el 1-O, pero no puede porque “el Estado aplica una serie de acciones que no hace con el resto del Estado de manera preventiva por motivos ideológicos”.

“TODO LUJO DE DETALLES”

Ha asegurado que, cuando se apruebe la ley del referéndum, el Gobierno catalán dará “todo lujo de detalles” sobre la consulta, y ha reivindicado que no se haga antes debido a las tensiones judiciales con el Estado.

Aun así, asegura que el referéndum se hará y que la gente tendrá toda la información necesaria para participar, pero ha rechazado dar más detalles ni concretar cómo ha obtenido el Gobierno las más de 6.000 urnas que el presidente, Carles Puigdemont, dijo que ya se tienen.

COMISIÓN DE VENECIA

Preguntado por los estándares de la Comisión de Venecia, que indica que la ley de un referéndum debe aprobarse como mínimo con un año de antelación, Turull ha defendido que “si las urnas están muy llenas y el resultado es muy claro, evidentemente que la comunidad internacional reconocerá esto”.

“Las simpatías internacionales no son por la independencia ‘sí’ o ‘no’, sino por la democracia ‘sí’ o ‘no”, y ha asegurado que la comunidad internacional está perpleja por la actuación del Estado ante la demanda de un referéndum.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.