Fotos: Isabelle Sleijpen

Con un público mayoritariamente extranjero, anoche los Gipsy Kings llenaron la explanada de Son Fusteret de rumba y de guitarra.

El “grupo flamenco” más famoso del mundo, que siempre han sido mirados de reojo por los puristas, llevan más de tres décadas haciendo gala del espíritu nómada del pueblo gitano por haberse convertido en los embajadores de la rumba ante todo el planeta.

Nacieron en Arlés, en la Provenza francesa, aunque sus componentes pertenecen a dos familias que abandonaron España a raíz de la Guerra Civil y se establecieron en Francia huyendo del horror. Fueron años de penurias, de vendimias ocasionales, de tocar por las calles, en bautizos, en bodas y en cualquier sitio donde les dieran algún franco que llevar a casa.

Piensan en francés pero cantan en castellano y han convertido la rumba en un lenguaje propio, en una música bailable y comprensible para todo tipo de público, independientemente del idioma que hablen. Lo suyo es la rumba, pero aun venerando y respetando el flamenco, han sabido hacer guiños al pop, a la balada e incluso a la música brasileña para inmortalizar temas como “Djobi Djoba”, “Bamboleo” o “Volare”. ¿A quién no se le han ido los pies mientras sujetaba una copa para bailar alguno de ellos?

Aunque llevan juntos desde finales de los 70, fue en 1982 cuando grabaron su primer disco y desde entonces, 19 álbumes junto a 25 millones de discos vendidos son su tarjeta de presentación. Y desde luego no parecen tener ganas de retirarse.

Este año el conjunto ha hecho una parada en Palma en el marco de su gira mundial “Tour Gipsy Unidos 2017”, de modo que los Gipsy Kings han puesto a Mallorca en su agenda y anoche pudimos ser testigos de cómo los años no hacen mella en su entusiasmo a la hora de subir a un escenario. Les esperan numerosos conciertos en Estados Unidos, donde cuentan con millones de seguidores y en febrero acabarán esta gira en Suiza.

De modo que ya ven, si no existiesen tal vez deberíamos inventar a los Gipsy Kings porque gracias a estos “reyes gitanos” que se definen como únicos a sí mismos, hace más de treinta años que la rumba flamenca ocupó un lugar propio en el panorama musical internacional.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.