Dos jóvenes, de 33 y 19 años, han sido detenidos por un delito de robo con fuerza sobre un vehículo; con el que fueron localizados ayer domingo sobre las once de la mañana en el Arenal de Llucmajor. Los detenidos volvían de marcha e iban acompañados de tres menores, dos de 16 años y una de tan sólo 13.

El suceso se desencadenó gracias a la mirada avispada de un vecino, que se cruzó con ellos en el coche y reconoció que era el vehículo que le habían robado a su amigo poco antes. Acto seguido, se cruzó con una patrulla de la Policía Local de Llucmajor y les indicó lo ocurrido. La Policía Local salió rápidamente tras el vehículo y lograron interceptarle.

Los agentes pararon al conductor en la plaza mayor del Arenal de Llucmajor e identificaron a todos los ocupantes. En el coche, circulaban cinco personas: el conductor, de 33 años, el copiloto de 19 y tres chicas, dos menores de 16 años y una de 13. Volvían de pasar toda la noche de fiesta en el Paseo Marítimo y las dos jóvenes de 16 años se habían escapado de un centro de menores en el que estaban ingresadas.

Los agentes procedieron a la detención del conductor y el copiloto tras comprobar que habían sido cómplices en el robo con fuerza del vehículo; además, ambos cuentan con múltiples antecedentes; de hecho, el mayor había cumplido una condena de 10 años de prisión. En las próximas horas, pasarán a disposición judicial.

La Policía Local avisó a los padres de las menores implicadas y los de la más joven, de 13 años de edad, acudieron a recogerla. Respecto a las otras dos, fueron los tutores del centro de menores del que se habían escapado, quienes se hicieron cargo de ellas. El coche fue conducido hasta el depósito municipal a la espera de su verdadero propietario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.