La situación en el seno de la Policía Local de Llucmajor es caótica: los agentes se encuentran desbordados por la cantidad de trabajo derivado de la excepcional temporada turística que vive el municipio (se calcula que durante estos meses la cifra de población puede rondar las 100.000 personas) mientras que, la mayoría de veces, tan solo cuentan con una patrulla para vigilar todo el municipio.

Una peliaguda situación ya que en ocasiones hay más de media docena de servicios pendientes de cubrir con la pertinente carga de trabajo hacia los agentes.

Sin embargo, el problema se puede agravar ya que se acercan las fiestas patronales de Llucmajor y la situación puede derivar en un verdadero caos debido a los actos programados y que implican la presencia de gran cantidad de personas: verbenas, fiestas, conciertos, etc.

Actos que en años anteriores -y con la presencia de un fuerte dispositivo de policía- han estado repletos de incidencias de lo que se deduce que la seguridad y el control del tráfico no estarán garantizados en muchos de esos eventos.

Pero la gota que ha colmado el vaso es la actitud del Alcalde el sr. Bernadí Vives hacía sus propios agentes por su pasividad y poca altura de miras en una situación tan complicada y, sobre todo, las últimas declaraciones del Regidor de Policía, el Sr. Gregorio Estarellas, quien manifestó en el pasado pleno ordinario municipal que hay un complot del colectivo policial contra el equipo de gobierno y una huelga de brazos caídos -algo que los propios agentes niegan acusando al regidor de desviar la atención por su incapacidad a la hora de resolver la crisis y falta de negociación ante la deuda contraída con los policías al no haber pagado hasta la fecha los diferentes complementos de fin de semana, nocturnidad y turnicidad-.

Los agentes han querido recordar también que la Policía no puede hacer “huelgas” y que la única medida adoptada por dicho colectivo al respecto tuvo lugar el pasado mes de mayo cuando se acordó en no realizar ninguna hora extra hasta que se les pagara todo lo que se les debía (algo totalmente legal y que se mantiene hasta que cambie la situación).

Los agentes no descartan realizar nuevas movilizaciones y manifestaciones en próximas fechas ya que la indignación es máxima y no hay visos de que esta situación vaya a mejorar a corto plazo, según explican “por la inoperancia e ineptitud del actual equipo de gobierno hacía una problemática creada por ellos mismos”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.