Foto: Reuters


La ministra de Asuntos Exteriores de Australia, Julie Bishop, ha instado este jueves a las autoridades chinas a actuar cuando antes para detener la amenaza que supone el programa nuclear de Corea del Norte.

Pyongyang, que ha alertado al Gobierno australiano de que podría ser objeto de un ataque, anunció a principios de julio que había llevado a cabo su primer ensayo de un misil balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés) y aseguró que contaba con la tecnología necesaria para lanzar un misil con una cabeza nuclear.

Según los expertos, el misil podría alcanzar el estado de Alaska. Las autoridades estadounidenses y australianas han mostrado paulatinamente una mayor impaciencia respecto a la actitud adoptada por Pekín, el mayor aliado de Pyongyang.

Bishop ha señalado que China podría hacer mucho más al respecto para reducir la amenaza. «China es el mayor apoyo financiero de Corea del Norte. Tiene mucho más poder sobre el Gobierno norcoreano de lo que parece», ha manifestado.

«Las exportaciones, las inversiones, el flujo de material tecnológico, etc. Todo esto está en manos de China», ha aseverado.

Corea del Norte se encuentra bajo las sanciones impuestas por Naciones Unidas desde 2006 como respuesta a su programa de misiles balísticos y nuclear.

Ante la falta de actuación por parte del Gobierno chino, Estados Unidos podría imponer nuevas sanciones económicas contra las empresas que tienen negocios en Corea del Norte, según han indicado varios funcionarios del Gobierno estadounidense.

Pekín, por su parte, ha rechazado las críticas y ha instado a detener lo que ha considerado una «teoría de la responsabilidad de China». Asimismo, ha destacado que todas las partes tienen el mismo papel y deben ejercer presión de forma equilibrada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.