Un joven, de unos treinta años de edad, ha protagonizado esta madrugada un tremendo accidente en el Camí de la Vileta, por donde circulaba a gran velocidad y bajo los efectos del alcohol. El suceso ha tenido lugar sobre las 02:45 horas y se ha saldado con dos heridos: el conductor y el copiloto del Audi A8 protagonista del impacto.

Las fuerzas de seguridad investigan las causas de lo ocurrido, ya que no se descarta que se estuviera produciendo algún pique en la carretera entre ambos conductores o si se trata de un incidente fortuito. Un vehículo con tres ocupantes, que circulaba en sentido La Vileta, precedía al Audi A8 mencionado. Cuando ambos llegaban al punto de bifurcación de Camí de La Vileta con Maria Antònia Salvà, el Audi ha comenzado la maniobra de adelantamiento, aún con la cercanía del cruce y la existencia de la línea continua.

Al acercarse, el conductor del Audi ha notado que no le daba tiempo y ha acelerado todo lo que ha podido. El coche que le precedía ha aminorado la marcha para girar e incorporarse, y el Audi, que continuaba en dirección Son Roca a toda velocidad, no ha podido reaccionar y ha perdido el control del vehículo, hasta empotrarse justo en la esquina contra un local de comida. La vivienda que se encuentra sobre el local, ha notado incluso temblar las paredes por el impacto.

Una patrulla de la UII (Unidad de Intervención Inmediata de la Policía Local) que se dirigía a un servicio, se ha encontrado con el accidente y ha dado aviso al servicio de ambulancias, también han solicitado refuerzos policiales. Los agentes le han practicado la prueba de alcoholemia al conductor y éste ha arrojado una tasa más de tres veces superior a la permitida. El conductor se encontraba muy alterado y preocupado por haber destrozado su vehículo.

El conductor y su pareja, que viajaba como copiloto, han resultado heridos; por lo que han sido atendidos y trasladados a un centro hospitalario. Él sufre un profundo corte en la pierna y ella ha recibido varios golpes. El otro vehículo, al que finalmente no han llegado a rozar, no ha sufrido daños. También ha intervenido una brigada de Emaya para limpiar la calzada y los restos de aceite producidos al partirse el motor del Audi.

La Unidad de Atestados se encargará del accidente y de investigar las causas de lo ocurrido; aunque en la zona se podía distinguir claramente un reguero de aceleración de unos treinta y cinco metros; por lo que, según la primera hipótesis, el Audi habría quemado rueda para tratar de adelantar durante esa distancia y circulaba a una gran velocidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.