Un matrimonio ha tomado la decisión de denunciar al centro de salud del municipio de Sa Pobla tras un incidente ocurrido el pasado viernes 12 de mayo, cuando el PAC se negó a atender a su hijo, de dos años y siete meses de edad, que acudió al centro sangrando junto a su madre.

[adrotate banner=”125″]

Los hechos tuvieron lugar por la mañana, cuando el niño se encontraba jugando en la guardería municipal. Entre las 13:00 y las 14:00 horas, el niño tuvo un percance junto a un compañero y se hizo una brecha. La tutora del herido actuó rápidamente y junto a la directora, se encargaron de trasladar al niño al PAC. Allí, les dijeron que no “tenían constancia de que el niño tuviera tarjeta de la seguridad social y se negaron a atender a su hijo”, según refleja la denuncia presentada por los padres.

Al no poder hacer nada y a pesar de que la herida del niño sangraba, la tutora y la directora se vieron obligadas a volver al centro y llamar a la madre del pequeño. Al tener seguro privado, la mujer y su marido decidieron llevar al niño rápidamente a la clínica Quirón Palmaplanas, donde recibió cinco puntos de sutura en la ceja izquierda.

A la vuelta de la intervención, los padres decidieron parar en el PAC de Sa Pobla para dejar por escrito la reclamación correspondiente; pero en el centro de salud alegaron que no podían dejarles la hoja de reclamaciones porque sólo se repartía en horario laboral y que tampoco la iban a poder sellar. Los padres, indignados por la situación vivida, han denunciado al centro de salud.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.