Los vecinos de la Avenida de San Fernando continúan sin agua. Al reventón de ayer, se ha sumado de madrugada otra rotura a tan sólo unos veinte metros del incidente inicial. El suceso ha tenido lugar sobre la una de la mañana, en el cruce de las calles Vicenç Joan i Rosselló con Martí Boneo.

[adrotate banner=”125″]

Según Emaya, se trata de la misma avería, ya que tras proceder a la reparación del primer punto en el que se produjo el reventón, a la altura del número 38 de San Fernando, suele ocurrir debido a la antigüedad de las tuberías que la presión vuelve a estallar en un lugar cercano.

La calle ha vuelto a inundarse completamente y se ha dado aviso a la Policía Local de Palma y la brigada pertinente de Emaya, que ha cortado el agua a través de una llave de paso. Aún cortando la fuga, el asfalto ha quedado impracticable ya que está mojado e hinchado por el agua. Los agentes han decidido cortar la zona al tráfico ya que el estado de la vía podría resultar peligroso. La zona ha sido precintada.

La vía permanece cortada desde Vicent Joan i Rosselló en sentido Pasqual Ribot; en dirección al cuartel policial sólo se ha mantenido abierta media calle y desde la Avenida San Fernando a Martí Boneo, también cortada al tráfico. Los equipos se encuentran trabajando en el lugar para solucionarlo lo antes posible, aunque parece que las tuberías de agua de Ciutat han vuelto a las andadas.

Más de 700 vecinos afectados por la avería 

El primer reventón se produjo sobre las 13:30 horas, y poco después, la avenida se inundó totalmente. La avería se produjo exactamente en el número 38 de la vía mencionada; en el barrio de Son Cotoner – Son Espanyolet. Se prevé que unos 780 vecinos se vean afectados por la fuga. Emaya ha confirmado la existencia del reventón en la tubería subterránea y ya ha activado el protocolo pertinente.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.